12 meses
pixel
Eres perfecto para otros Los comprometidos Contra la trata Avanzadoras Vencer el ictus Balón Solidario Recoger playa Sobre ruedas Alas verdes

Avanzadoras

Relinda Sosa, avanza por una mayor participación de las mujeres en política

Avanza en la formación e inclusión política de las mujeres.

Lucha por que sus necesidades y demandas sean escuchadas.

Es la presidenta de la organización de mujeres más grande de Perú. Fue una de las impulsoras de los comedores populares que empezaron dando asistencia a personas necesitadas y hoy son centros de formación política de mujeres. Negocia leyes con el Gobierno.

Relinda Sosa

En Perú, las mujeres siempre han estado al frente de la tarea de conseguir los alimentos. Era un tema de la familia y en la familia era un tema de las mujeres. Por eso, fue algo tan lógico que fueran ellas las que lideraran la creación de los llamados “comedores populares”, espacios autogestionados donde las familias con escasos recursos podían comer a bajo precio. Además, contribuían con proyectos provechosos para el vecindario como arreglar una calzada, construir un colegio, un poco de todo. Pero no se quedaron solo en esto, pronto se convirtieron en auténticos centros de formación política. Porque la cocina, la alimentación diaria, en definitiva la sal y la política, aunque no lo parezca, están muy relacionadas.

Relinda Sosa, actual presidenta de CONAMOVIDI, la mayor organización de mujeres de Perú, sólo tenía 20 años cuando llegó al distrito de El Agustino en Lima. Corría el año 1988 y quiso organizar un comedor popular en este barrio en construcción. Tenía dos opciones: hacerlo de la mano del Gobierno o de forma independiente con alguna organización o parroquia. Para la primera opción había una condición que a Relinda no le gustó: tenía que afiliarse al partido que estaba en el poder. ¿Por qué?, se preguntaba. En ese momento se despertó su conciencia política, entendida como la defensa de unos intereses comunes, más allá de los partidos, algo que la ha guiado hasta el día de hoy.

Junto con la parroquia del barrio y el resto de vecinas, creó el comedor y lo convirtió en un espacio de formación personal, de autoestima, de auto-reconocimiento del trabajo de las mujeres y, también, de formación política. Posteriormente, se afiliaron a la Federación de Comedores populares y autogestionarios de Lima Metropolitana. El trabajo colectivo permitió que trascendieran y no se limitaran a cocinar. Desde allí consiguieron importantes logros, como la aprobación de una ley que reconoció jurídicamente a los comedores y la creación de un programa de apoyo a la labor alimentaria que realizaban.

Actualmente, las mujeres de CONAMOVIDI, que gestionan más de 4.500 comedores populares, son expertas en programas sociales. Han llevado a cabo un proyecto único de organización popular femenina que no se ha reproducido en ningún otro lugar del mundo. Aún así al gobierno todavía le cuesta escuchar a las mujeres. Así que seguirán cocinando no sólo alimentos, sino también políticas públicas que garanticen sus derechos y demuestren a las autoridades que su gestión no puede realizarse sin ellas, que son más de la mitad de la humanidad.

Déjanos tu opinión

La labor de 12 meses

mostrar

Publicidad