12 meses
pixel
Eres perfecto para otros Los comprometidos Contra la trata Avanzadoras Vencer el ictus Balón Solidario Recoger playa Sobre ruedas Alas verdes

Entrevista a Usúe Madinaveitia

#mamiconcilia y #papiconcilia: testimonios que llaman a la reflexión y abren el debate sobre la conciliación laboral y familiar

Los libros pueden descargarse en la web www.mamiconcilia.com a cambio de difusión.

Usúe Madinaveitia trabajaba en el sector de la publicidad cuando se quedó embarazada. Pasó su baja por maternidad con una preocupación que le rondaba la cabeza: “Y cuando me reincorpore a mi puesto, ¿cómo me organizaré para poder disfrutar de mi hijo?”. Por diversas circunstancias, poco antes de que llegara ese momento, le hicieron una oferta para abandonar la empresa y Usúe llegó a un acuerdo con sus jefes para hacer efectivo el cese de su contrato. Durante su embarazo y baja por maternidad, fruto de sus inquietudes y preocupaciones ante la nueva situación que iba a vivir, se forjó un proyecto que abría el debate sobre la conciliación de la vida familiar y laboral mediante un libro de testimonios: #mamiconcilia. Después llegó #papiconcilia, y con ello la consolidación de un movimiento que apuesta por hacer realidad el equilibrio que permita a hombres y mujeres combinar su faceta de padres y madres con su trabajo, sin tener que sacrificar ninguna de las dos.

#mamiconcilia
  • ¿Cómo surgió la idea de escribir #mamiconcilia?

Cuando nació mi hijo Unax, en noviembre de 2013, no podía dejar de pensar en cómo combinaría mi labor de madre con mi trabajo, y durante la baja por maternidad, cuando me propusieron dejar la empresa, decidí llevar a cabo un proyecto que visibilizase la situación que viven la madres trabajadoras para combinar ambas facetas.

Desde hacía tiempo, tenía en mente hacer algo con mujeres directivas, y siempre me venía a la cabeza la misma pregunta: ¿Cómo lo hacen para conciliar? Pensé en preguntarles a ellas directamente y escribir un libro con sus testimonios.

Tres semanas antes del Día de la Madre me puse en marcha, y tras elaborar una base de datos con los contactos de varias mujeres directivas, principalmente trabajadoras del sector de la comunicación, contacté con un centenar de ellas mediante email para lanzarles la propuesta, sin saber siquiera si todas ellas eran madres, y su respuesta fue gratamente sorprendente: 30 de ellas me contestaron dispuestas a participar.


  •  ¿Y cómo se hizo realidad el proyecto? ¿Cómo fue el lanzamiento?

Fue todo muy rápido, con mucho trabajo en muy pocos días, pero tenía claro que la percha para sacar el libro era 'el Día de la Madre', porque esto le daría una mayor repercusión mediática. Decidí que si encontraba al menos a 15 mujeres dispuestas a colaborar seguía adelante con el proyecto, y finalmente, de las 30 que respondieron, siguieron adelante 28, convirtiéndolo en una realidad.

Lanzamos el libro el 1 de mayo de 2014, conseguimos que muchos medios de comunicación se hiciesen eco, tuvimos mucha visibilidad en las redes sociales, incluso el hashtag (y título del libro) #mamiconcilia fue Trending Topic (Tema de Tendencia) en Madrid. En una semana se realizaron 700 descargas del libro, en el primer mes 1.000 descargas y dos meses después alcanzamos las 2.000. A día de hoy, el movimiento sigue vivo. Ahora, cuando sale algo de conciliación, la gente menciona a #mamiconcilia. Eso quiere decir que la gente lo ha interiorizado y lo relaciona.

#mamiconcilia
  • ¿Qué querías lograr con este libro?

Mi primer objetivo era llamar a la reflexión, y creo que lo he conseguido. No voy a ser grandilocuente y pedir que revolucionemos la sociedad de golpe para alcanzar una conciliación real de un plumazo porque sé que es imposible, pero sí que cambiemos nuestro día a día con pequeños detalles que vayan mejorando la situación en nuestro entorno. Ése es el camino: Aprender del ejemplo de quienes están logrando conciliar con pequeños pasos y tener en cuenta también los errores de quienes no lo han conseguido, para intentar no cometerlos.


  • ¿Con qué tipo de historias te has encontrado al recopilar testimonios para #mamiconcilia?

En líneas generales, aunque hay excepciones muy bonitas, con la mayoría de los testimonios de #mamiconcilia sentí bastante frustración porque yo pensaba que me iban a dar la fórmula mágica de la conciliación, y me encontré con algo muy diferente. Me di cuenta de que hay muchas mujeres que intentan autoconvencerse de que han hecho lo correcto al renunciar, en cierta medida, a dedicarles más tiempo a sus familias para poder centrarse y promocionar en sus trabajos. Un discurso muy habitual de las consideradas 'mujeres triunfadoras' es el de dar las gracias a sus familias por respetar sus ausencias, y creo que hace mucho daño porque, aunque entiendo las circunstancias en las que han tenido que elegir eso, creo que nos perjudica y ese mensaje debería renovarse.

#mamiconcilia

La mujer lleva muchos años peleando por avanzar en los derechos laborales, pero ahora nos damos cuenta de que nos han estado engañando y lo que hemos conseguido no era realmente lo que andábamos buscando. Está claro que hay que renunciar a ciertas cosas, pero no se debe dar por supuesto que para llegar a ser algo hay que renunciar a la familia, y esto sirve tanto para las madres como para los padres.

Y, a parte de los testimonios sobre maternidad, #mamiconcilia también recoge otras historias sobre conciliación que nos muestran dos casos diferentes:

  1. La de dos mujeres que renunciaron a tener hijos por estar muy centradas en su carrera y nos hacen reflexionar sobre la importancia de sopesar nuestras prioridades.
  2. La de una mujer que, aunque no es madre, había tenido que conciliar para cuidar a su madre enferma de cáncer.


  • Y, ¿cómo surgió la idea de abordar el tema desde la perspectiva masculina con #papiconcilia?

Cuando salió #mamiconcilia recibió 3 críticas:

  1. Por qué madres.
  2. Por qué mujeres.
  3. Por qué directivas.

Las dos primeras razones me parecen obvias. La tercera hizo ganar repercusión al proyecto, y me pareció un sector representativo.

Sin embargo, a raíz de ahí surgió una propuesta muy clara: ¿y los papis qué? Muchos me escribieron ofendidos recordándome que ellos también tenían que conciliar. A su vez, recibí mensajes de los sectores más feministas criticando que por qué son sólo las mujeres las que tienen que sacrificar su tiempo y su trabajo por su familia.

Sacar #papiconcilia era el paso lógico, y aportaba un testimonio muy necesario. Además, le daría continuidad al proyecto sobre la conciliación. Lo puse en marcha durante el verano partiendo del testimonio de 4 ó 5 amigos, pero se fue corriendo la voz hasta llegar a 24 participantes. Tuve la oportunidad de llegar a mucha gente interesante a la que no conocía. Me recomendaron a un par de padres blogueros que se mueven mucho y tienen unas historias increíbles.

Con motivo del Día del Padre, ve la luz una nueva edición de #papiconcilia, con 22 nuevos testimonios sobre conciliación, que se suman a los 24 existentes. El libro puede descargarse de forma gratuita desde la web de #papiconcilia, a cambio de compartirlo en redes sociales. Sin embargo, como novedad, la versión completa, con 46 testimonios, también puede adquirirse tanto en formato papel como electrónico a través de Amazon.

Siempre digo que si #mamiconcilia me hizo llorar de rabia, #papiconcilia me ha hecho llorar de emoción porque, gracias a ellos, de verdad crees que otro mundo es posible. Me han demostrado que hay mucha gente dispuesta a mejorarlo, que se implica, que ha encontrado alternativas, que se han enfrentado a la empresa. Ellos, con sus testimonios, dan visibilidad a esas alternativas, son hombres valientes dispuestos a hablar abiertamente de su papel de padre que quiere implicarse en la paternidad.


  • En el caso de los hombres, ¿qué testimonios te han sorprendido más?

Todos, la verdad, porque no pensaba que hubiese tantos hombres tan implicados, y me alegro muchísimo de haberlos encontrado. Mi marido participa en el libro, y es de los ejemplos más raros porque sigue trabajando en su empresa, que confía en él y le permite conciliar porque, a pesar de la flexibilidad, ha demostrado que es capaz de cumplir con los objetivos de su trabajo.

#mamiconcilia

Destacaría el caso de 'Cuatro Tuercas', la historia de una pareja de creativos que abandonó su empresa para fundar su propia marca y mezclar lo laboral con lo personal. También el testimonio de Javier de Domingo, que fue muy revelador. El libro cuenta también con varios testimonios de padres separados, y han abierto la puerta a un posible futuro proyecto que se llamaría #parejaconcilia, en el que se contaría la conciliación con una traba más: la de llegar a un acuerdo con tu ex pareja para fijar un objetivo común a la hora de organizarse para implicarse al máximo en la educación de sus hijos.


  • ¿Qué conclusiones has sacado sobre la situación actual de la conciliación?

La conciliación siempre ha sido un tema tabú. Había una opinión generalizada de que el que quiere conciliar es un vago y, durante la crisis, el tema se ha aparcado porque la delicada situación empresarial nos ha hecho creer que ahora es momento de tragar con todo lo que nos pidan para conservar el trabajo para poder pagar la hipoteca y cuidar de tu familia, pero quiero pensar que ahora está naciendo una nueva voluntad de cambiar esto, que hay gente que se está implicando mucho para conseguirlo.

Una reflexión importante que hago de todo el libro es que la conciliación es muy importante, no sólo a nivel familiar, porque todos necesitamos tiempo para dedicarnos a nosotros mismos, cuidarnos, sacar nuestro mejor yo y poder compartirlo con los demás. Hay que aprender a conciliar el trabajo con la familia, pero también con los amigos, con el ocio y la intimidad.

Poder estar disponible las 24 horas puede sonar genial, y ahora, con los avances de las nuevas tecnologías, es posible, pero hay que aprender a poner ciertos límites. Si en el trabajo formásemos un engranaje podríamos repartirnos los horarios y disponer de más tiempo para dedicarlo a otros aspectos de nuestra vida que, de otra forma, es toda una odisea alcanzar. Ahora va a lanzarse el Plan Nacional de Familia, parece que la economía empieza a remontar levemente, y espero que haya llegado el momento de recuperar el debate sobre conciliación y escuchar la demanda de la gente.


  • Entre los testimonios de #papiconcilia hay muchos casos de familias que han emprendido nuevos negocios para poder conciliar, ¿crees que es una buena alternativa?

Es cierto que, a raíz de esta iniciativa, he descubierto que hay un montón de madres y padres emprendedores que han lanzado nuevos negocios con el objetivo de poder dedicar más atención a sus familias, pero si lo analizas, te das cuenta de que el emprendimiento tampoco es la alternativa perfecta, porque te requiere muchísimo tiempo. Cuando tienes tu propio negocio todo depende de ti, a veces tienes flexibilidad de horarios, pero otras no te lo puedes permitir. Lo ideal sería que para alcanzar esa flexibilidad no tuviésemos que emprender, que fueran las empresas quienes adaptasen horarios para dar cabida a una mejor y mayor conciliación.


  • ¿Cómo pueden conseguirse los libros de #mamiconcilia y #papiconcilia?

Ambos se encuentran en la web www.mamiconcilia.com y puedes descargarlos gratuitamente a cambio de difusión. Lo importante es que estos testimonios lleguen a mucha gente para mostrar las distintas caras de la conciliación, y que otras formas de llevarla a cabo son posibles.

#mamiconcilia
  • ¿Qué más podemos encontrar en la web de #mamiconcilia?

Este rincón nació para dar cabida a otros testimonios que me han llegado a través de la red. Cada vez que alguien dice algo crítico o hace una aportación interesante en Twitter le animo a contar su experiencia. La variedad de testimonios enriquece la página y el proyecto, aunque siempre prefiero que las experiencias aporten una visión optimista de la vida, tal y como ha sido mi filosofía durante la realización de este proyecto: ante un revés, yo me impulso hacia arriba en lugar de caer. La vida te pondrá dificultades, pero en ellas siempre puedes encontrar oportunidades.


  • En España, #mamiconcilia y #papiconcilia se han convertido en un referente sobre el tema pero, ¿te has inspirado en otras iniciativas a nivel mundial?

En Reino Unido y Australia, desde hace 10 años, se celebra el 'Go home on time day' ('Día para volver a casa a tu hora') un miércoles de otoño, con el propósito de hacer reflexionar a la gente sobre la importancia de salir del trabajo a su hora para aprender a organizarse y aprovechar más el día, hacerles comprender que no por estar más horas van a ser más productivos. Yo lancé la iniciativa en España creando el hashtag #salpuntual, y conseguí unos datos bastante impresionantes. Muchos medios se hicieron eco, también radios, y en un día se consiguieron datos de menciones en redes de casi 2 meses de #mamiconcilia. Lo moví entre varias empresas, pero muchas me dijeron que era algo muy atrevido, a pesar de que consiste en salir a tu hora, no antes, algo que, en realidad, debería cumplirse casi siempre. El año que viene espero poder prepararlo con más tiempo y conseguir una mayor participación.

Déjanos tu opinión

La labor de 12 meses

mostrar

Publicidad