Dos conciertos benéficos para recaudar fondos para la infancia

Violínmediaset.es

El primer concierto que se celebrará el sábado 10 de noviembre en Madrid, a las 22.30 horas, y el siguiente tendrá lugar en el Auditorio Miguel Delibes de Valladolid, el 24 de noviembre, a las 19.00 horas.

 

La Fundación Wolters Kluwer España, junto con la Madrid Sinfonietta Orchestra y el Coro de la Universidad de Valladolid, está organizando dos conciertos benéficos en los que parte de los componentes del coro serán los empleados de distintas empresas (Wolters Kluwer y AENOR), acompañados por músicos profesionales y escolanías (Coro de Niños de la Sierra de Madrid y Coro Infantil Harmonía Pueri).
Todos los participantes colaboran de manera altruista, con el propósito de obtener fondos destinados a la Fundación Balia por la Infancia, una organización sin ánimo de lucro y sin confesión política o religiosa, cuyo objetivo desde hace once años es dar alternativas a la infancia y juventud en situación de exclusión social, ofreciendo pautas de educación y de conducta que les abran un futuro más esperanzador.
Balia ayuda a casi 3.000 personas gracias al trabajo de 238 voluntarios y 68 profesionales. En esta ocasión, el dinero recaudado servirá para financia el refuerzo escolar para 41 niños de entre 6 y 10 años en riesgo de exclusión social.
El programa y las entradas
El eje principal de ambos conciertos será el Requiem de Fauré, junto con la Pavane del mismo autor, complementados con otra parte instrumental (Concierto de Varsovia, de Addinsell), un programa que combina efectismo y rigor, apto para todos los oídos.
Cartel
El concierto que se celebrará el sábado 10 de noviembre en Madrid tendrá lugar en la Sala Sinfónica del Auditorio Nacional de Música, a las 22.30 horas y las entradas se pueden adquirir en www.entradasinaem.es, seleccionando 'Sala Sinfónica' y 'Concierto Participativo', o llamando al 902 22 49 49.
El siguiente concierto, que se celebrará el sábado 24 de noviembre en Valladolid, a las 19.00 horas, será en la Sala Sinfónica del Auditorio Miguel Delibes y las entradas pueden conseguirse en www.auditoriomigueldelibes.com, seleccionando 'Comprar entradas'.
Si no puedes acudir, también puedes apoyar la iniciativa adquiriendo tu entrada en la 'Fila 0'. Infórmate en conciertoparticipativo@wke.es.
Un evento más para un completo programa de solidaridad
A los empleados de Wolters Kluwer, empresa vinculada a la Fundación homónima, les gusta hacer su trabajo y, además les apasiona implicarse en acciones de compromiso social.
Es motivo de satisfacción, por ejemplo, que algunos empleados pasen un fin de semana poniendo color a las paredes de un centro que acoge a personas con discapacidades físicas en Pozuelo de Alarcón (Madrid), o plantando árboles en varios sitios del país, o acompañando a niños hospitalizados en Valencia, o «simplemente» haciendo lo que hacen todos los días en la oficina, pero destinado a otros: maquetar la memoria anual para la ONG SETEM (comercio justo), apoyar en una campaña de marketing para un hogar de ancianos, o diseñar un juego de naipes para niños celíacos (FACE).
Los empleados organizan un rastrillo de actividades solidarias: vender productos o servicios ofrecidos por compañeros de trabajo y destinar el importe a un vivero ocupacional para personas con discapacidad (Grup Catalònia). Así ha habido clases de patinaje, un torneo de fútbol, venta de tortillas o bisutería artesanal, talleres de danza oriental, hip hop, baile de salón, capoeira, un concierto de rock o un libro ilustrado por niños. Veinte proyectos impulsados por empleados que han tenido el apoyo de la empresa, pero que se hicieron grandes por la respuesta de 2.500 participantes.
La música está muy presente como parte de su actividad. En 2009 organizamos un concierto solidario participativo en el Auditorio Nacional. La Orquesta Sinfónica de la Comunidad de Madrid, dirigida por José Ramón Encinar, se encargó de poner calidad. El entusiasmo lo puso un coro formado por 160 empleados que jamás se habían plantado ante una partitura… ni ante dos mil espectadores. Aquello fue tan especial que el Coro de Empleados sigue dando conciertos benéficos.