Alexandra Jiménez: "Chiqui Fernández me la tenía jurada"

Alexandra Jiménez.mediaset.es

.

En la adaptación de Cheers que prepara Telecinco, Alexandra Jiménez dará vida a Rebeca Santaolalla, una joven culta formada en los mejores colegios, que se ha visto obligada a trabajar como camarera al arruinarse su padre tras un escándalo financiero. Sueña con recuperar su posición social y encontrar un hombre a su altura. Trabajará codo con codo con Nico, el dueño del bar interpretado por Alberto San Juan, y una atracción amor-odio será el día a día de esta pareja. Más complicidad gozará con Félix, el psicólogo al que da vida Antonio Resines, con quien, tras coincidir en Los Serrano, asegura que trabajar con él siempre es una maravilla.
¿Cómo es tu personaje? 
Esta Rebeca nace un poco de una mezcla entre el personaje que hizo Shelley Long, que era Diane Chambers, y el que hizo Kristie Alley, Rebecca Howe. Han cogido características de las dos, y digamos que han hecho un personaje nuevo. Tiene la posición social de niña rica que ha estudiado mucho, que ha viajado mucho, pero que no ha movido un dedo para trabajar. Y luego también los arranques de carácter y la iniciativa que tenía el personaje de Rebeca.
Su padre se ha visto envuelto en un escándalo financiero, ella se queda sin nada, tiene que empezar a buscarse la vida y comienza a trabajar de camarera. Ella ha estudiado Historia del Arte en París, muy cómodamente y había trabajado en un museo. Lo que han pretendido es unificar los dos personajes en éste.
¿Habías visto Cheers
Sí, de pequeña. A mí me gustaba mucho. La serie empezó en el 82, cuando yo tenía 2 años, pero luego estuvo 10 años, con lo cual sí que tengo recuerdos de la serie. Además en aquella época tampoco había muchas sitcoms, aparte de ser una cosa muy novedosa era muy especial. Es una serie que está en la memoria de todo el mundo.
Ni se te pasaba por la cabeza que pudieras acabar en una serie así...
La verdad es que no, no se me había pasado por la cabeza. Estaba más dedicada a la danza por aquella época.
Al ser el remake de una serie de tanto éxito, ¿es mayor responsabilidad?
Siempre que inicias un proyecto es una responsabilidad, yo creo que el error está en sentirte más responsable por el hecho de que sea un remake. Yo creo que lo que hay que hacer es darle personalidad propia a todo esto, independientemente de que esto sea un remake e intentemos reproducir algo que ha sido perfecto. No nos podemos quedar con hacer una fotocopia de algo que lógicamente es irrepetible. Esto se trata de recoger lo mejor, dar brillo y que tenga una personalidad propia.
¿Te llegan buenas críticas dentro de la profesión por La pecera de Eva?
Sí, hay gente que le ha gustado mucho porque fue una serie muy especial y además ha habido mucha gente de la profesión que ha participado. Porque ha habido personajes de padres de alumnos, muchos personajes adultos y yo además he tenido el lujo de encontrarme con compañeros de profesión, y también ellos han podido ver un poco el tipo de trabajo que era. Yo creo que todo el mundo que conocía un poco esa forma de trabajar se ha quedado un poco asombrado. 
¿Tienes algún proyecto en cine?
Acabo de terminar el rodaje de Promoción fantasma, que lo he solapado justo con el inicio del rodaje de Cheers. Es una película que se va a estrenar en el inicio del primer semestre de 2012, la dirige Javier Ruíz Caldera, y mi compañero es Raúl Arévalo. Es una comedia fantástica con un profesor que ve gente muerta.
Con Antonio Resines ya trabajaste en Los Serrano, ¿tienes mejor sint onía con él o igual con todo el grupo?
Con todo el grupo. Con Resines siempre es una maravilla, pero yo creo que la complicidad que tenemos la tenemos entre todos. Hemos conseguido que surja algo que muchas veces no surge.
Por Los Serrano estuviste nominada por la Unión de Actores...
Sí, estuve nominada. Estoy nominada por La pecera pero no se han celebrado todavía.
Resines ha apostado con Vasile (consejero delegado de Mediaset España) sobre la audiencia de esta serie, ¿tú has participado?  
No, es una cosa entre ellos (risas). Estaba al lado cuando hicieron la apuesta. Yo voy a salir ganando.
¿Te sientes más cómoda en la comedia?
No es que me sienta más cómoda. Se ha dado la circunstancia de que me han llamado más para comedia, pero no me siento más cómoda. Sí tengo mi lado cómico, pero disfruto igual el proceso de un dramón, que lo que estoy haciendo ahora. Los momentos cómicos de La pecera escondían detrás un dolor...
En el caso de Cheers, tu personaje tiene un poco un drama...
Sí (risas). Pero porque yo creo que lo mejor de la comedia es cuando los personajes de verdad están en situaciones patéticas, la comedia nace del sufrimiento de los personajes.
Del Cheers original de las dos camareras, ¿quién te gustaba más, Shelly Long o Kristie Alley? ¿haces que tu personaje se parezca más a una de las dos?
A mí me gustaba más Shelly Long. Yo hago lo que me mandan. Tiene cosas de ella, lo que pasa que tiene los arranques y es más altiva y más engreída del personaje de Rebecca. Lo más divertido es poder jugar con esta dualidad.
¿Cómo va a ser tu relación con Nico y con Félix?
Mi relación con Nico va a consistir en que, inevitablemente y muy a mi pesar, me gusta mucho y es recíproco. Mantenemos una lucha por demostrar que no tenemos ningún tipo de interés el uno en el otro, y hay siempre una tensión y una atracción evidentes. Con Félix tiene más complicidad, en el sentido de que se siente más identificada, porque es psiquiatra y ha estudiado. Entonces como que le admiro de otra manera.
¿Te pareces en algo a tu personaje? -
No.
Y con la otra camarera, ¿cómo te llevas?
Nos llevamos fatal. Además Chiqui Fernández y yo habíamos trabajado juntas en La familia Mata y teníamos una relación también así. Me la tenía jurada, y aquí otra vez. Nos reímos mucho.