Losantos no decidirá sobre su futuro en la Cope hasta que se resuelva la "chapuza" legal

César Vidal (izquierda) y Federico Jiménez Losantos.mediaset.es
Las vacaciones de Semana Santa eran un periodo de reflexión para definir el futuro. Pero Federico Jiménez Losantos ha pospuesto su decisión sobre continuar o no en la Cope hasta que los abogados resuelvan sobre la "chapuza" legal del contrato que se le ofrece: dejar de conducir las mañanas de la cadena de los obispos y ocuparse de la franja de 10 a 12 de la noche.
Losantos ha asegurado en su regreso a los micrófonos de la Cope que su intención es seguir -igual que el director del espacio nocturno , César Vidal- hasta que termine su contrato, el próximo 31 de agosto.  La linterna
El pasado 1 de abril, el presidente de la Cope, Alfonso Coronel de Palma, comunicó a Losantos la intención de la cadena de relevarle al frente de la mañana para que comparta la noche con César Vidal, un cambio que "tiene dos problemas: que se carga mi contrato y, además, también se carga el de César", ha manifestado. "Vamos a estudiar la situación legal y responderemos cuando la entendamos".
"Me parece una oferta disparatada. Este tipo de chapuza no se puede hacer. No puedes tener un contrato y de repente otro distinto para medio programa" , ha añadido.
Además, entiende como "una incoherencia pavorosa" que en "plena crisis se toque un programa como que aporta el 70% o más de la publicidad". La mañana
Por otra parte, ha pedido a los oyentes -1.400.000, según el último EGM- que no secunden la protestaviral que anima a no marcar la casilla de la Iglesia en la declaración de la renta, "porque hay que seguir ayudando a los que lo necesitan".
En todo caso, Losantos sí que tiene algo claro sobre su futuro: "No voy a dejar ni la radio ni las mañanas de la radio española".
Losantos ya contó lo que pensaba el pasado 5 de abril en su blog . Acusaba a la Cope de "jugar al ratón y al gato con él", y de tener un comportamiento "absolutamente lamentable".
Y en una entrevista en el diario El Mundo , apuntó a las presiones del arzobispo de Toledo y cardenal primado, Antonio Cañizares, y al PP  "de Rajoy y Gallardón" -al que el año pasado tuvo que pagar 36.000 euros por injurias- como causantes del relevo en la Cope, donde lleva desde 1993.