El PP no cree en la "excusa" de Oliart

Alberto Oliart.mediaset.es

.

Tras la dimisión de Alberto Oliart, hasta ahora presidente de la Corporación de RTVE, las reacciones de los distintos partidos políticos no se han hecho esperar. Desde el PSOE se acogen a que fue elegido por consenso "a diferencia de lo que ocurría en el pasado".Por su parte los populares, que venían reclamando la salida de Oliart desde hace meses, lo achacan a una sucesíón de "escándalos" que no ha sabido acometer. Unas críticas a las que también se han sumado los sindicatos de la televisión pública. A pesar de que todos mantienen la cautela, existe cierta desconfianza sobre los motivos que ha alegado Oliart para dejar su cargo.
Los socialistas recuerdan que el nombramiento de Oliart fue una decisión de consenso parlamentario. "A diferencia de lo que ocurría en el pasado, no llegó con el carné del Partido Socialista en la boca", ha asegurado el secretario de Ciudades y Política Municipal, Antonio Hernando, en declaraciones a la SER.
En cuanto a los motivos que han propiciado la dimisión, Hernando ha recordado que será en los próximos días cuando se conocerá "si son por razones personales o de otra índole". También ha tenido reproches para el PP, de quien critíca que  "haya estado pidiendo su dimisión prácticamente desde el día siguiente de su nombramiento", por lo que ha planteado que las razones del principal partido de la oposición "deben ser sobrevenidas".
Por su parte, Ramón Moreno, el portavoz popular en la Comisión Mixta de control parlamentario a RTVE, no se cree los motivos que ha alegado Oliart para presentar su dimisión. Considera que "es una excusa ante una situación de callejón sin salida" y añade que ha abandonado el cargo "en el peor de los momentos. Ante una situación de escándalos que no ha sabido acometer y no ha sido por motivos personales". "Es momento de que dé una explicación pública, convincente y coherente y no la que da", ha puntualizado Moreno.
Desde CIU, la portavoz en la Comisión, Monserrat Surroca, se ha querido desvincular de la polémica que ha generado la dimisión del presidente de RTVE. Asegura que es una decisión que "le honra y va en la línea de lo que ha sido su trayectoria pública". También ha mostrado su cautela sobre los motivos que le han llevado a abandonar el puesto.  "Si hay algún otro tema ya se dilucirá y esclarecerá", ha argumentado.
A los que no parece haber pillado por sorpresa la salida de Oliart es a ERC y Entesa Catalana. Los portavoces de ambos partidos en la Comisión, Francesc Canet y María Josefa Celaya,  han recordado que el expresidente de la pública ya advirtió, cuando asumió el cargo, que no iba a terminar su mandato al frente de la Corporación.
"He de reconocer que la dimisión no me hubiera sorprendido si no hubiera coincidido con el tema de la adjudicación", ha subrayado Canet. Además ha mostrado su preocupación por la elección del nuevo presidente. "No va a ser un contexto fácil y más en un tema como la televisión acercándose unas elecciones".
Asimismo, Celaya ha añadido que no quiere juzgar mal a nadie ante la decisión de Oliart ni mucho menos presuponer que ha habido "alguna cosa incorrecta".
Una postura que no comparten los sindicatos de RTVE quienes exigen a Oliart que su dimisión no le exime de tener que explicar la adjudicación del contrato de cobertura técnica de La Mañana de La 1 a Telefónica Broadcast Service (TBS), cuyo administrador único es su hijo, Pablo Oliart.
Ana Molero, miembro del Comité de Empresa de CCOO en RTVE, ha exigido "transparencia" y ha pedido  "que diga la verdad y que explique lo que ha hecho y que aclare cómo se ha producido esa contratación independientemente de los motivos que alegue para su dimisión". Para Molero, que Oliart de vaya es "la culminación de un cúmulo de desencuentros tanto con el consejo de adminsitración como con la plantilla".
Desde la Sección Sindical de UGT en RTVE, Jesús Trancho, ha remarcado que Oliart ha sido "un pésimo presidente" y un "desastre para la propia empresa". En este sentido, ha indicado que tenía "una nula experiencia en el medio" y "se va sin conocerlo". 
Trancho ha señalado que cuando en una empresa no hay una persona con liderazgo como, ha ocurrido, a su juicio, en esta etapa, "lo que pasa es que se crean pequeños reinos de taifas". En cuanto a la elección del sustituto, ha pedido a los partidos políticos  "seriedad y compromiso".