Presiones contrarreloj para que no desaparezca la publicidad de RTVE

Presiones contrarreloj para que no desaparezca la publicidad de RTVEmediaset.es

.

El 16 de junio acaba en el Congreso el plazo para la presentación de enmiendas al proyecto de ley de financiación de RTVE. panorama apocalíptico en el manifiesto Sin publicidad en TVE perdemos todos. Y hasta el último minuto, algunos de los agentes implicados hacen llegar a Gobierno y oposición su rechazo frontal a la medida impulsada por el Ejecutivo. Las telecos la tachan de  "impuesto revolucionario injustificado". Anunciantes y fabricantes de juguetes y perfumes, entre otros, dibujan un
Asimismo asegura que esta nueva tasa "se ha copiado y encima mal" de la legislación francesa.
Por otro lado,los que se autodenominan "damnificados"aun cuando ni los mayores expertos en la materia se han atrevido a cuantificar el alcance de la medida. -anunciantes y fabricantes de juguetes y perfumes, entre otros- han presentado el manifiesto Sin publicidad en TVE perdemos todos, en el que dibujan un escenario catastrófico,
Según dicen, hasta 18.000 puestos de trabajo están en peligro de aprobarse la ley, que afectaría a la productividad de las más de 4.600 empresas que se anuncian en televisión. Como Redtel, también reclaman a los grupos parlamentarios que rechacen el proyecto.
Las previsiones que han realizado estas asociaciones establecen que la pérdida de facturación llevaría al paro a 13.000 personas de las 130.000 ocupadas en el sector de la publicidad.
Los fabricantes de juguetes este sector destina a anunciarse el 16% de su facturación (1.150 millones), y un 37,8% se invierte en Televisión Española. -5.000 empleos directos y 20.000 indirectos-, por su parte, amenazan con prescindir de un 10% de sus trabajadores. Hasta ahora, Un porcentaje similar gastan en la cadena pública los productores de turrones, cavas o artículos de perfumería.
Para los firmantes del manifiesto, si TVE se queda sin anuncios -prevé ingresar 520 millones en 2009- se desencadenará una inflación de precios (o los pondrá en valor, ya que las tarifas de la pública son un 20% más baratas que las de Telecinco y Antena 3) y se perderá competitividad.