Prisa cierra las librerías Crisol

Imagen de una de las librerías Crisol.mediaset.es

.

Prisa ha cerrado su cadena de librerías Crisol, filial de la editiorial Santillana, "para centrarse en su principal negocio editorial", explica la compañía y "mejorar sus márgenes operativos y, por tanto, sus resultados económicos".
Lanzada en 1987 como una red de locales de venta de libros y otros artículos de ocio cultural -al estilo FNAC-, ha reducido significativamente su presencia, y actualmente sólo contaba con tres centros en Madrid, de los 17 que llegó a tener.
Actualmente, según Prisa, "no presenta posibilidades viables de crecimiento".
La editora de El País, asfixiada por una deuda cercana a los 5.000 millones de euros , achaca el cierre a la crisis global y la desaparición de los negocios de música y vídeo, como se entendían en el pasado reciente.