El GP de Australia 2015, peor arranque en la historia de la fórmula 1

Lewis Hamiltonmediaset.es

.

Un millón de espectadores se ahorraron el madrugón. 343.000 aficionados siguieron el arranque del Mundial de Automovilismo en el circuito de Melbourne, frente a los 1.438.000 que el año pasado vieron el mismo GP de Australia en Antena 3. Con un 36,6% de cuota de pantalla, el automovilismo pierde 22,4 puntos de cuota de pantalla respecto a 2014.
Eso fue en el directo, y en el diferido, a mediodía, la cosa no mejoró. 1.523.000 personas, el 16,6%, vieron la redifusión de la carrera, en la que no participó Fernando Alonso pero sí el piloto español que debuta en la categoría, Carlos Sáinz.
Despertó menos interés su esfuerzo por conquistar la novena plaza, ya que la misma emisión, el año pasado, contó con 1.836.000 seguidores, el 21,4%.
La sesión clasificatoria de la víspera también despertó menos interés,con un 21,7% de cuota y 238.000 espectadores, 15,9 puntos y 329.000 espectadores por debajo de los resultados del año anterior.
El del 15 de marzo es el peor registro del Gran Premio de Australia -que ganó Lewis Hamilton- y, al mismo tiempo, el peor arranque de temporada de la fórmula 1 desde el 4 de marzo de 2001 (14,5% y 94.000), cuando La 2 retransmitía este deporte.