El 60% de cuota, marca a batir en el 'cara a cara' Rajoy-Rubalcaba

caracara rajoy-rubalcabaEFE

.

Toda cuota por debajo de 60% será en demérito de los organizadores del cara a cara entre Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba, cabezas de lista de PP y PSOE, respectivamente, para las elecciones del 20N. Los debates entre los principales candidatos para los comicios de 2008 se movieron en el entorno de ese share, y ahora hay una cadena más de las principales, Antena 3, que se suma a la emisión en simultáneo. Sin sorpresas, el presidente de la Academia de la Televisión, Manuel Campo Vidal, repite como ¿moderador? en un formato tan calculado al milímetro que está cronometrado por árbitros de baloncesto.
El operativo costará entre 530.000 y 550.000 euros, según han explicado los responsables de la Academia, y lo asumirán las cadenas que pinchen la señal en proporción a la audiencia que registre cada una.
Si a Televisión Española le salen bien las cosas, se verá condenada a abonar entre 230.000 y 300.000 euros, según los cálculos de la Corporación.
Para rebajar algo la factura, el Consejo de Administración ofreció a la ATV pagar en especie cediendo cámaras y unidades móviles, una propuesta  que la entidad que preside Campo Vidal rechazó.
Éste ya fue el presentador en el primer cara a cara de 2008 entre Rajoy y Zapatero, así como en otro de 1993 entre Felipe González y José María Aznar.
El de hace cuatro años lo vieron 12,5 millones de personas entre las cadenas nacionales (La 1, Cuatro y La Sexta) y las autonómicas que lo ofrecieron (TV-3 y ETB no lo hicieron).
La mayor parte del pastel fue para la cadena pública estatal, donde siguieron la retransmisión ocho millones de espectadores (36,4%).
Ahora, PSOE y PP han llevado las riendas de la organización, y se han fabricado un formato a medida.
Las directoras de campaña primero (Elena Valenciano por el PSOE y Ana Mato por el PP) y los responsables de Comunicación después (Óscar López y Esteban González Pons) han diseñado el operativo al margen de las cadenas, una intromisión criticada por representantes de los periodistas como la Comisión Gestora del Consejo General de Colegios de Periodistas, que integra a las organizaciones profesionales de Cataluña, Galicia y Murcia.
Ésta ha recordado que son los medios de comunicación los que tienen que organizar los debates, "y la prerrogativa de los candidatos es aceptarlos o no".
"El debate será mucho más flexible y dinámico", "más realista y sincero", ya que será a cronómetro corrido, por lo que los candidatos tendrán que administrar su tiempo de intervención, ha apuntado González Pons.
Óscar López, por su parte, ha mostrado en Twitter su satisfacción por la división en bloques temáticos (economía y empleo, 40 minutos a repartir a partes iguales entre los candidatos; políticas sociales, de 30; y democracia y política exterior, de 20) evitando "intervenciones tasadas" e "índices de temas" con lo que, según él, se logra "flexibilizar y agilizar" el duelo televisivo entre los aspirantes a La Moncloa.
Pons ha adelantado que el debate tendrá una duración de 90 minutos en el prime time.
El azar decidirá a qué lado de la mesa se sienta cada uno de los debatientes, qué camerino ocupan y el orden de entrada en el escenario. La suerte ya ha elegido a Rajoy como primer ponente. Rubalcaba cerrará el acto.
Sobre el papel de Campo Vidal, Pons ha señalado que "tiene que facilitar que el debate transcurra con fluidez" pero "en principio serán los candidatos los que se interpelen, pregunten y se repregunten", evitando en lo posible la intervención del moderador, que es "como un árbitro de fútbol porque si no tiene que intervenir, muchísimo mejor".
Hasta el momento, RTVE, Antena 3, La Sexta, Cuatro, Canal Sur, Telemadrid y la Televisión de Castilla y León han confirmado que retransmitirán el debate del 7 de noviembre, que asimismo se podrá seguir por el Canal Elecciones Generales 2011 de YouTube.
Se celebra en un plató habilitado en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid.