¿Manipula 'El Economista'?

Comparativa Mediaset-Atresmediamediaset.es

.

En los nueve primeros meses del año, Mediaset España ganó 131,8 millones de euros, y Atresmedia 101,5 millones. Es decir, 30 millones más. La primera obtuvo un resultado bruto de explotación (EBITDA) de 184,4 millones, y la segunda de 151,5. Es decir, 33 millones más. El beneficio de explotación de Mediaset (EBIT) fue en ese periodo de 170,7 millones, y el de Atresmedia de 138,1. Es decir, 32,6 millones más.
La titular de Telecinco y Cuatro lidera, entre otros campos, en el mercado publicitario de la televisión, con una cuota del 43,8%, frente al 42,6% de la editora de Antena 3 y La Sexta, según concluye Infoadex. Y Mediaset puede presumir de una posición financiera neta (dinero en la caja) de 118,4 millones de euros, mientras que Atresmedia arrastra una deuda financiera de 161,2 millones.
Así han leído estos datos publicados ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) los analistas y la práctica totalidad de los medios de comunicación especializados.
Excepto El Economista -diario que presenta un fondo de maniobra negativo de 5,97 millones, según las cuentas de 2015, ejercicio en el que perdió 300.607,97 euros-, que destaca en su titular de la edición de papel del 27 de octubre que "Mediaset ingresa 28,4 millones menos que Atresmedia". No menciona el periódico dirigido por Amador Ayora bajo la presidencia de Alfonso de Salas que el grupo Atresmedia incluye, a diferencia de su competidor, el negocio de la radio (Onda Cero, Europa FM).
Asimismo reseña que el incremento porcentual del beneficio de Mediaset fue del 15,8% (de los 113,8 millones de enero a septiembre de 2015 a los 131,8 millones del mismo periodo de este año), frente al 46,4% que sube Atresmedia, pero porque en los primeros nueve meses del ejercicio anterior ganó 69,3 millones.
Entre todas las comparativas entre ambas compañías audiovisuales, El Economista obvia, eso sí, cualquiera que pueda resultar positiva para Mediaset España.
Pese a esta búsqueda de enfoques alternativos en sus informaciones, El Economista no consigue abandonar su posición de farolillo rojo entre los periódicos económicos.
Según el último Estudio General de Medios (EGM), cuenta con 60.000 lectores, su peor dato histórico y el 40% de su rival, Expansión (146.000).
Los números tampoco le cuadran en las cuentas depositadas en el Registro Mercantil de Madrid. Ecoprensa, presidida por Alfonso de Salas, arrojó en 2015 unas pérdidas de 300.607,97 euros, tras dejarse 2.903.589,73 el año anterior.
En esas mismas cuentas reconoce que "ha incurrido en pérdidas desde su constitución", y admite que, a 31 de diciembre de 2015, presentaba un fondo de maniobra negativo de 5.971.735,18 euros.
En el ejercicio pasado, los accionistas desembolsaron un total de tres millones de euros al acudir a una nueva ampliación de capital.
De las pocas partidas en positivo en las cuentas de Ecoprensa está la de las remuneraciones del Consejo de Administración de la compañía y de la alta dirección, que pasaron de los 490.000 euros de 2014 a los 527.000 euros de 2015.