Andrés Velencoso: "Ahora mismo la moda es lo que me da de comer"

.

Extraordinariamente guapo, carismático y famoso en todo el mundo. Ése es Andrés Velencoso y ése es Rubén Barahona, el personaje al que el modelo y actor interpreta en B&b a partir del capítulo que Telecinco emite el miércoles 4 de junio a las 22.30 y en el que participa también Roberto Álvarez. La extraordinaria vida de Barahona suscita el interés del equipo de redacción de B&b y Candela (Belén Rueda) se pone al frente de un reportaje para descubrir cómo es su vida cotidiana, lo que le llevará a convivir con él durante 24 horas. Según pasan tiempo juntos, se van dando cuenta de que crece la atracción entre ambos, pero lo que comienza como un simple flirteo derivará en una situación muy peligrosa cuando se vean acosados en la carretera por unos fotógrafos que les persiguen en moto.
Velencoso da el salto a la televisión con B&b. El modelo se está labrando un hueco en el mundo de la interpretación, tras debutar en 2012 en la película Fin, de Jorge Torregrossa.
Andrés Velencoso en 'B&b'
¿Qué le ha animado a incorporarse a la serie?
Para mí fue toda una sorpresa que me llamaran para trabajar en esta serie. Me leí el guion y me pareció una oportunidad fantástica trabajar con actores del nivel de Belén Rueda, directores muy buenos y todo un equipo de profesionales que están haciendo una serie genial. Es mi primer trabajo en televisión, he quedado más o menos satisfecho y espero que guste tanto como a mí me ha gustado la experiencia.
Háblenos de su personaje.
Rubén Barahona es una actor al que le van muy bien las cosas. Tanto en España como fuera es muy reconocido, pero sigue teniendo una vida muy tranquila. Le encanta su barrio de toda la vida, su gente de siempre y es muy familiar. Viaja constantemente y desde hace un par de años, acosado por los paparazzi, no puede hacer la vida que hacía antes. Es un poco reacio a los medios de comunicación, pero cuando le ofrecen una entrevista con Candela, a la que conoce desde el instituto, dice que sí.
¿Cómo es rodar con Belén Rueda y enamorarse de ella?
Al principio impone tener delante a una actriz del calibre de Belén, pero ella lo hace todo fácil. Lleva tantos años en esto y es tan profesional que sabe aconsejarte y te trasmite mucha seguridad. Todo fluye gracias a ella.
Parece un personaje inspirado en su vida real, a usted también le siguen mucho los paparazzi, ¿se siente identificado?
Sí, pero yo lo llevo bastante mejor que el personaje porque a mí me acosan mucho menos. Rubén es mucho más famoso que yo a nivel internacional y le siguen allí donde va.
¿Cómo ha sido la experiencia?
Lo más diferente respecto al cine ha sido el ritmo de rodaje. En una semanas tienes que hacer todo el trabajo, no tienes más que una o dos tomas. Tenía que contar muchas cosas en muy poco tiempo. El primer día fue el más difícil. Estaba un poco perdido porque llegaba nuevo y allí llevan muchos meses juntos y se han convertido en una familia. Todos ponen unas ganas increíbles y te contagian esa energía.
¿Había visto la serie?
Sí. Cuando me confirmaron que entraba vi la serie y me gustó mucho; creo mucho en este proyecto.
¿Le está costando abrirse camino en la interpretación y nota que le tomen menos en serio por ser modelo?
No. Siempre cuesta, pero no son más que prejuicios que desaparecen una vez que llegas al casting y ven tu trabajo. Desde que trabajé en Fin me he estado formando, si no te formas no tienes nada que hacer. También es importante tener un buen equipo detrás que trabaje para convencer a los directores de casting para que te vean. El último curso que hice fue con el Circo del Sol, cinco semanas maravillosas en las que estuvimos trabajando cómo actuar a través de la música.
¿Le veremos pronto de nuevo en el cine?
Sí, en Summer camp, cine de género también. Parece que me estoy especializando. Hago el papel de un monitor español en un campamento de inglés de verano en España.
¿Cuándo decidió que quería abrirse camino en la interpretación?
Fue hace cuatro años, un año antes de rodar Fin. Llevaba años pensándolo y cuando me vi preparado me lancé. Estaba más tiempo en Europa, más tranquilo, con muchas menos cosas en la cabeza y me vi preparado.
¿Cómo se ve como actor?
Bien, aunque me queda mucho por aprender. Con el tiempo espero que vaya teniendo más fuerza el nombre de Andrés Velencoso como actor, pero ahora es pronto todavía. Por ahora estoy más cómodo dentro del mundo de la moda porque sé más.
¿Qué otros retos se propone dentro de la profesión?
Me encantaría hacer teatro; sentir el calor del público en directo y su emoción debe ser algo que ponga los pelos de punta.
¿Seguirá en la serie la segunda temporada?
Ya veremos, acaban de saber que se renueva y están recolocando todo. Por el momento, lo único seguro es que estaré en los dos últimos capítulos que cierran la temporada.
Su exnovia -Kylie Minogue- hablaba en su última entrevista con gran cariño hacia usted, ¿es algo mutuo ese cariño?
Sí, nos llevamos muy bien.
Sorprendieron las estupendas palabras que le dedicaba...
No sé por qué, si me conocierais diríais lo mismo de mí.
¿La fama le ha obligado a privarle de hacer ciertas cosas?
Sí. Intento no meterme en la boca del lobo, evito lugares demasiado concurridos y ese tipo de cosas. Lo que más me fastidia es no poder ir en agosto al chiringuito de la playa de mi pueblo, ahora tengo que ir en julio y un miércoles, cuando menos gente hay.
¿Se plantea dar el salto a Hollywood?
Me gustaría, es uno de mis objetivos a largo plazo. Estoy hablando con representantes de allí, he hecho varias pruebas para cosas en Estados Unidos en inglés pero es otro mundo, mucho más difícil y con más competencia.
¿A qué actores admira?
Me encanta Javier Bardem, Christian Bale y Eric Bana. Me siento muy identificado con sus papeles cuando les veo actuar.
¿Se atrevería con la comedia?
La comedia me da pánico, es otra energía y otro ritmo. O lo tienes o no lo tienes. Me parece una de las cosas más complicadas. Si me ofrecen un papel lo intentaré, pero me da mucho respeto.
Como catalán, ¿qué opina del movimiento independentista?
No me gusta opinar de este tipo de temas, son complicados y cuando lo hago suele caerme un chaparrón. Soy español, catalán de Gerona, mi padre es andaluz y mi madre manchega, he vivido muchos años fuera, adoro España, el norte y el sur, tengo unas raíces que no voy a negar.
¿Qué le gusta ver en televisión?
Cuando viajo me gusta ver series, generalmente americanas.
¿Qué otros proyectos tiene?
Ahora viajo a Alemania y París. Me ofrecieron una obra de teatro, pero no pude comprometerme porque no podía compaginarlo con mis proyectos dentro del mundo de la moda, y ahora mismo la moda es lo que me da de comer.
En la moda los chicos han hecho equipo...
Sí. Ha habido una generación muy buena de modelos españoles que hemos triunfado en España y fuera. Nos ha ido muy bien y tenemos muy buena relación entre nosotros, pero coincidimos poco trabajando.
¿Se has puesto fecha de retirada?
No. Disfruto cada vez más del mundo de la moda, ya no viajo tanto, selecciono los proyectos más cuidadosamente y los saboreo más.
Tiene muy buen nivel de inglés y francés, ¿le cuesta rodar en un idioma que no es el suyo?
Siempre es más difícil trabajar en otra lengua. A pesar de mi nivel de inglés intento siempre contar con un coach que me ayude. El ritmo es totalmente diferente.
¿Qué le han dicho en casa de su estreno como actor?
En mi pueblo están encantados. Cuando estrené Fin alquilamos el cine con fines benéficos, hicimos dos pases y lo llenamos. Mis hermanas son mis primeras fans, pero son bastante críticas. Si algo no les gusta me lo dicen.
Poca gente sabe que ha trabajado como camarero...
Sí, se me daba bien. Mi padre tenía un bar-restaurante, ahora está ya jubilado y lo lleva mi tía, pero he trabajado toda mi vida con él allí, desde los 14 hasta los 20 . Luego gracias a Dios ya me libré, aunque algún que otro verano me volvió a tocar.
¿Allí le descubrieron como modelo?
No. Estaba estudiando turismo en Barcelona, había una agencia de modelos al lado y llamé a su puerta. Me cogieron y al día siguiente ya estaba haciendo casting. Después de año y medio dejé turismo.