Barei: "Me cuesta aceptar las críticas"

Barei, Eurovisión 2016mediaset.es

.

Jurado y público eligieron a Bárbara Reyzábal, Barei, sobre Maverick, Xuso Jones, Salvador Beltrán, María Isabel y Electric Nana como representante de Televisión Española en la edición 2016 de Eurovisión. La compositora y cantante madrileña defenderá el 14 de mayo en Estocolmo (Suecia) el tema Say yay!, cuestionado por algunos -entre ellos, por la Academia de la Lengua- porque la letra es toda en inglés. Empieza una nueva etapa en la carrera de la hasta ahora desconocida joven.
¿Ha digerido ya lo que se le viene encima?
Qué va, no he tenido tiempo de nada. Acabamos el día de la gala (el lunes 1 de febrero), llegamos a casa, estaba hecha un desastre y me puse a limpiar. Y por la mañana ya había una cámara de televisión viendo cómo me levantaba, dónde vivía, si tomaba café, si tenía perro o no... y así ha sido hasta ahora mismo. No he tenido ni un segundo.
¿Se lo cree ya?
Todavía no me lo creo mucho.
¿Cómo ha sido la acogida?
Hay de todo, cosas muy buenas, gente encantada con lo del inglés... La gente democráticamente ha votado eso. Yo he presentado mi canción y la gente ha dicho que quieren que vaya yo.
¿Le han puesto problemas por el hecho de que sea íntegramente en inglés?
Había incluso una frase en castellano y en la gala pude hacerlo libremente en inglés. Me dijeron que lo hiciera como quisiera.
¿Cómo se toma las críticas?
Me cuesta aceptar las críticas, porque nunca he estado expuesta de esta manera. Me siento extraña, pero acepto las críticas constructivas. Todo el mundo tiene derecho a opinar lo que quiera. Para todos los que juzguen: que tienen derecho a opinar y es un precio que hay que pagar por esta profesión, no voy a juzgar a los que me juzgáis. Hay una película, El lado bueno de las cosas, que dice que a nadie nos va todo de maravilla, y se da la siguiente respuesta: "Solo tengo amor para ti". Tengo que mejorar mucho de aquí a mayo.
¿Y si le pidieran cambiar algo de la canción o del vestuario?
Estoy abierta a todos los consejos de los españoles y de los eurofans, que saben un montón de Eurovisión más que yo.
¿Hay eurodrama?
No hay eurodrama. La gente me ha criticado mucho lo de (la coreografía de) los pies. Hay gente que me ha pedido un tutorial pero no lo voy a cambiar, no voy a llevar tacón. Voy a llevar zapatillas customizadas y joyas que me gustan, pero cómoda, y necesito tener la energía y voz cuidada.
Tras su elección, ha trascendido información sobre su familia, los Reyzábal, propietarios, entre otros bienes, del desaparecido edificio Windsor. ¿Cómo les ha afectado que se hable de ellos?
No he hablado con ellos, no he tenido tiempo, no les he visto, creo que les da un poco igual. No es la primera vez que nos sacan cosas relacionadas con mi abuelo o mi tío. Lo normal es que la gente hable. La mitad de lo que se redacta es mentira.
¿No todo es verdad?
Claro que no. Tampoco lo he leído todo. Yo nací en un sitio y me dedico a lo que me dedico. Vengo a hablar de la canción y de lo que tengo que hacer, y a trabajar.
Lleva mucho tiempo trabajando en la música, caminando sola y sin pegarse a nadie.
Totalmente, sin tirar de ningún contacto. Aunque hubiera podido, no lo hubiera hecho. Mi nombre es Barei. Viene de Barbie, porque de pequeña me llamaban Barbie. No soy rubia, alta, ni tengo ojos claros ni 90-60-90. Soy otro prototipo de mujer.
¿Tiene una pareja que le apoya?
Sí, claro. Estoy super enamorada, enamoradísima, para siempre.
¿Qué canción le cantaría a su pareja?
Ya le he hecho una. Está en el disco. Es la primera canción de amor sin dolor que escribo en mi vida. Llevamos juntos siete años.
¿Boda a la vista?
Ya me siento casada.
¿Si gana Eurovisión se casa?
Díselo a él. Me casaba hoy. Él también, nos sentimos ya casados.
¿Y la maternidad?
Llevo tiempo buscando. Me encantan los niños. No voy a poner impedimentos porque cuando tenga que ser, será. Ser madre me parece el mayor regalo de todos, mucho más que un acontecimiento puntual de tu carrera que suma. Me parece una maravilla.
¿Y lo del inglés y las críticas?
No me tengo que defender, la gente lo ha elegido. Yo no he puesto a nadie entre la espada y la pared. Había otras opciones en castellano y podrían haber salido. La canción de María Isabel es pegadiza, y la Beltrán me gusta mucho. La gente democráticamente ha elegido que sea en inglés. Yo compongo para gente como Malú en castellano, no tengo nada contra el castellano. Es un idioma más rico en el lenguaje que el inglés, pero el sonido es distinto. Defiendo que ni el problema ni la ventaja es el idioma, es la canción. No soy filóloga ni hago literatura, hago música. El producto es español, lo hemos compuesto tres españoles y lo representa una española. Es producto nacional.