La televisión produce más talento que el cine, según Robert Redford

Robert Redfordmediaset.es

.

Robert Redford ha venido de visita a Madrid para presentar Sundance Channel, el canal que lleva el mismo nombre del festival que el actor creó hace más de 30 años y que ahora desembarca en Imagenio. Durante un encuentro con los medios, el director e intérprete ha hablado de su nuevo proyecto, del cine independiente e incluso de política.
Redford ha declarado que tiene "mucho cariño" a España ya que, según ha relatado, se convirtió en su refugio en varios momentos importantes de su vida: "Cuando tenía 19 años y quería ser pintor" y la época en la que "no estaba seguro acerca de seguir siendo actor".
Comenzó su trayectoria cinematográfica a principios de los años 60 y confiesa que tardó en "encontrar su centro". "Me metí en algunos líos y finalmente me centré actuando", señala. De todo ello, agradece tener la "suficiente independencia" como para sentir que tiene "libertad" y afirma que una de las cosas de las que se siente "sumamente orgulloso" es de tener "una familia e hijos".
Como cineasta, opina que actualmente la televisión está produciendo "más talento" en Estados Unidos y están apareciendo nuevos guionistas, directores y actores, un medio "muy sano" que contrasta con Hollywood, un lugar "muy limitado con una visión más centrada en efectos especiales y películas caras de producir".
"Con este dinero se intenta crear imágenes muy poderosas, lo cual está muy bien, pero cuando se trata de narrar una historia tenemos que hablar de cine independiente y de televisión", ha afirmado.
No obstante, matiza que no está "contra el mainstream" y subraya que prefiere el cine que habla sobre la existencia del hombre. "Me gusta la parte más humanista", declara y añade que, lejos de criticar lo que se hace en Hollywood, lo percibe como "un contraste", porque "el cine es una categoría muy amplia".
A pesar de su participación a favor de la conservación del medio ambiente, el actor rechaza rotundamente participar desde primera línea en política. "Sería una propuesta demasiado limitada, me volvería loco", afirma Redford, para quien los últimos acontecimientos vividos en Estados Unidos muestran una situación convertida en "el carnaval del absurdo".
A su juicio, la política es "muy restrictiva, limitada, está llena de ideología", por lo que no se sentiría "libre". "La perspectiva de todo es bastante miope", recalca el actor y director de cine.
El siguiente filme que se verá en las pantallas es All is lost, un proyecto que describe como "radical y valiente". Según sus palabras, en esta película un solo hombre que se encuentra navegando alrededor del mundo se ve afectado por una tormenta y tendrá que intentar sobrevivir.
Rodada en México, en el mismo lugar donde James Cameron tomó imágenes para Titanic, el filme narra en detalle todo lo que el protagonista hace para salir adelante y su principal característica es la ausencia de diálogo, ya que el náufrago es el único actor de la cinta. "Ha sido un proyecto difícil pero fascinante", afirma.
El festival de Sundance surgió en 1983 como una alternativa para que las nuevas propuestas y nuevas voces tuvieran una oportunidad en el mundo del cine. Según admite, esta ventana hacia producciones de bajo presupuesto ha abierto camino hacia otros niveles, y muchos creadores han tenido oportunidades más allá de la escena independiente.
"Si el festival de Sundance no hubiera tenido éxito yo no estaría aquí", afirma el actor, quien admite que asume que existe cierto "riesgo", porque "no sabes cómo va a responder el público respecto al cine independiente".