Carla Bruni se marcha si no se habla de su disco

.

La ex primera dama francesa y cantante Carla Bruni, que saca a la venta el cuarto trabajo de su discografía, Little French Songs, cortó una entrevista en cuanto fue preguntada por la imputación del ex presidente Nicolas Sarkozy. Antes, no tuvo ningún problema en hablar de la canción que ha dedicado a su esposo, o en dejar en suspenso el significado del tema El pingüino. Una canción que la prensa francesa ve dedicada a Hollande, por su descortés despedida en el Elíseo el día del relevo, y que según ella "es bastante general, sobre el mundo de la cortesía" y pide que "cada uno identifique su pingüino". Pero a la antigua primera dama no le gustó nada la alusión a la imputación de su esposo.
La periodista, según se puede ver en la web de Francetvinfo, había dejado ese asunto para el final de la entrevista y fue interrumpida por Bruni nada más comenzar su pregunta.
"La voy a parar. Mi marido ha dicho todo lo que tenía que decir. Si usted quiere preguntarle algo pregúnteselo a él. Yo ya he dicho lo que tenía que decir. Muchas gracias", señaló la también modelo, con una sonrisa un tanto forzada, levantándose en ese momento del sofá y dando por acabado su tiempo.
Nicolas Sarkozy fue imputado el pasado 21 de marzo por "abuso de debilidad" sobre la multimillonaria Liliane Bettencourt, dentro de la investigación abierta por la supuesta financiación ilegal de la campaña que le llevó al Elíseo en 2007.
Después de reconocer entre lágrimas en otra entrevista en la emisora RTL que la imputación era "injusta y brutal", así como "dolorosa" para ella y para su familia, Bruni se había propuesto no volver a pronunciarse sobre el asunto, pero es la primera vez que lo zanja de esa manera.
Antes de llegar a ese punto se mostró mucho más distendida, bromeando con cuestiones como el hecho de haber trabajado su voz para este disco para darse seguridad y técnica, porque cuando comenzó a cantar, según asegura, se llegó a plantear "si la gente no iba a subir el volumen, preguntándose dónde está la voz".
El álbum, que salió a la venta el lunes, considerado por los medios como "el disco del día", sucede a Quelqu'un m'a dit, No Promises y Comme si de rien n'était, que publicó en 2008 y que no pudo promocionar por sus funciones de primera dama.