Las fotos de la 'anorexia' de Paula Vázquez, "manipuladas" por una "mano negra"

Paula Vázquez, 2011. Revista 'InTouch'mediaset.es

.

"Una mano negra" le quitó michelines en unas fotos que le hacían parecer anoréxica. Paula Vázquez vivió en el verano de 2011 su momento más duro como personaje de los medios, como recuerda ahora. "Esas fotos era manipuladas. No pueden meterse en mi vida privada, no me pueden humillar. Y me humillaron. Consiguieron que dejara de ir a la playa en años. Me asustaron", confiesa en la presentación de un tratamiento de inseminación in vitro del que es imagen.
Y que ha probado, pues, según dice, se ha sometido a la terapia a los 41 años para que, si llega el día en que quiere ser madre, no tenga que estar pendiente del reloj biológico.
De la televisión está actualmente retirada, según dice, porque el medio se ha vuelto machista y deja a la mujer en un segundo plano
¿Cuándo le vamos a ver con una tripita?
Pues fíjate que esta campaña me ha hecho decidirme para cuando me dé la gana. Todavía no es el momento porque estoy muy joven y muy nueva, no noto la llamada de la maternidad. Sí que quería quitarme este peso de encontrar a la persona adecuada, porque caduco. Asi que vitrifiqué mis óvulos y me olvidé del tema, así me centro en mi vida. Ha sido un alivio.
¿Qué tiene que pasar para que quiera ser madre?
No lo sé, hay gente que lo sabe desde pequeña. Yo he tenido algunos momentos. Cuando he querido no he podido y cuando he podido no he querido. Por trabajo o por parejas. Y ahora que sí que puedo no tengo la necesidad vital. Sí que me cuestiono que mañana puedo encontrar una pareja, más joven que yo, que no tenga hijos y queramos tenerlos. A lo mejor no puedo tenerlos yo, y tengo que hacerlo con vientre de alquiler. Ahora se abre el abanico de tener uno con un amigo. No me hace falta el hombre, sino un buen amigo que quiera compartir conmigo la paternidad, un lujo.
Paula Vázquez desmintiendo las fotografías de la revista 'InTouch', 2011
No es un tratamiento barato...
No, no es un tratamiento barato. Pero si echas la vista atrás y ves lo que te vas a ahorrar, sale a cuenta. Y yo he echado muchas cuentas. Lo que más me impresionó fue lo fácil y rápido. Son cinco días con hormonas y, de repente, un día te los quitan y ya te puedes relajar.
¿Tiene algún amigo en el que haya pensado para compartir la maternidad?
Un montón. La mayoría son gays y tienen pareja, así que no lo harían. Pero tengo otros por ahí que tienen buenos genes. A lo mejor algún día pido un favor.
¿Tiene ganas de enamorarse y formar una familia?
No es vital. Ahora mismo no estoy en ese punto. Estoy muy bien sola con mi amigas viajando, de fiesta... Entro, salgo, estudio, me preparo, hago mi vida... No me hace falta, estoy a gusto así.
¿Ha sufrido por amor?
Claro y quién no. Me han dejado, me han puesto los cuernos... He pasado por todo.