La que quiera ligarse a Jesús Castro, que no se haga un selfi con él

Jesús Castromediaset.es

.

Jesús Castro disfruta de la víspera del final de El Príncipe, la serie que Telecinco emite los miércoles (22.30), mientras trabaja como imagen de marcas de moda. Y en los actos promocionales no se libra de las preguntas acerca de Anabel, participante de Mujeres y hombres y viceversa (Telecinco), con quien ha sido fotografiado en varias ocasiones. Quizás para despistar, el actor gaditano sigue especulando sobre su mujer ideal y renegando del compromiso.
¿No echa de menos tener una novia a su lado?
No, echo de menos a mi familia, las comidas de mi madre, la calidad de vida que te da vivir con los tuyos, ir con tu hermana pequeña al parque, recogerla del colegio... Son pequeños detalles que a mí me llenan y me hacen sentir bien, como siempre.
Pero a lo mejor algún día le apetece casarse y tener hijos
Yo no creo en el matrimonio y no me gustan los niños, solo para un ratito. Me gustan mis hermanos.
¿Entonces prefiere sobrinos?
Sí, sobrinos. Pero mi hermano todavía tiene 18 años, que se espere un poco. No creo en el matrimonio ni creo que haya que firmar ningún papel para vincularte a nadie. Una vez que te gusta alguien y estás enamorado, empiezas un convivencia. Al final eso está hecho para que a los cinco o diez años vayas a firmar el divorcio y te gastes la pasta. No me gusta.
¿Cree que aparecerá la mujer de su vida?
Yo espero que sí. Creo que todos esperamos a la mujer de nuestra vida o al hombre. Tampoco hago por buscarla mucho porque bastante tengo con toda la movida.
¿Cómo le gustan las chicas?
Sencillas, trabajadoras, que les guste yo y no el personaje ni el actor.
¿Y eso cómo lo va a distinguir?
Tengo un radar muy bueno porque vengo de Vejer (Cádiz) y allí, en general, hay que estar espabilado. También las hago pasar alguna prueba, algún examen que otro.
¿Cómo que un examen?
Lo típico. Le pregunto: "¿Nos echamos un selfi?". Si me responde que sí, la cosa ya va regular. Pero si me dice: "No, no quiero, no vaya a ser que luego la foto vaya a más", la cosa mejora. Y como ése, va pasando algún examen más. Ya cuando acumule tres o cuatro puntos, empiezas.
Y ya ahí se relaja, ¿no?
Sí.
Los rumores que le relacionaban con Anabel (Mujeres y hombres y viceversa), ¿en qué quedaron?
No sé, me tiran una foto, la publican y ya dicen que me voy a casar. Me río más con la prensa que con los chistes que me cuentan. De repente, ves eso y te lo tomas a gracia. Ves que escriben hojas enteras de una foto y dices: "Está bien, tienen que vender ejemplares".
¿Confirma entonces que está soltero?
No te voy a confirmar ni que estoy soltero ni que no porque no tengo que hacerlo. No vengo de Sálvame ni nada, no tengo que decir con quién estoy o dejo de estar. Tengo que decirte cómo me va en mi trabajo y estaré encantado de atenderte media hora, una, cinco, o las que quieras, pero yo no entro ahí. Antes de ser famoso mi vida también era de puertas para adentro y ahora que lo soy no va a cambiar, ni hoy ni nunca. Yo entiendo que me pregunten. Bueno, depende de qué. Si estoy en los Goya y de repente me preguntas por mi vida personal, no entiendo qué estés ahí para esas tonterías, pero comprendo que es el trabajo del periodista. Por supuesto que no lo respeto ni lo voy a respetar nunca. Cuando escucho una pregunta de estas intento contar cincuenta y dar una respuesta contundente pero light, porque sino cuento, a lo mejor, la doy demasiado contundente. Te pones simpático y de repente le enseñas el diente a alguien.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.