Jorge Javier Vázquez: "Por cabrear al personal creo que voy a grabar un disco"

Jorge Javier Vázquez llega a Madrid con su espectáculo 'Iba en serio'mediaset.es

.

Jorge Javier llega a Madrid con Iba en serio, la adaptación teatral de su novela autobiográfica La vida iba en serio. El presentador de Sálvame (Telecinco) estrena su espectáculo teatral en la capital de España, tras el debut, el pasado septiembre en Málaga y su paso con éxito por 14 ciudades, ante 20.000 espectadores.
En Madrid pasará las Navidades. Desde el 17 de diciembre hasta el 6 de enero, sobre las tablas del teatro Compac de la Gran Vía. Previamente, representará algunas funciones en Getafe y en San Lorenzo del Escorial.
¿Cómo ha sido todo desde que empezó la obra?
A partir del estreno ha sido un sueño, cada función ha sido muy especial. Hemos tenido funciones todos los fines de semana y encantados, porque en todos los sitios se ha colgado el cartel de no hay localidades. Llevamos cerca de 17 funciones y más de 20.000 espectadores, y nos quedamos con la respuesta de la gente, ya que no ha habido función en la que el público no haya acabado puesto en pie. Para nosotros es muy especial llegar a Madrid porque es nuestra ciudad; jamás podría llegar a imaginar estar en la Gran Vía en navidades.
Después de esto, ¿va a haber más?
Es que por ahora acabamos de empezar. Por ahora me lo estoy pasando muy bien. La experiencia está siendo mucho mejor de lo que había imaginado. A mí me gustaría continuar, pero aún nos queda mucho. Hay perspectivas de continuar en septiembre del año que viene, depende del público. Si hago otra me gustaría dejar descansar al público de mi vida. Cuando se hablaba de Iba en serio la gente se pensaba que yo tengo mucho ego. Yo quería hacer un espectáculo sobre la primera novela porque para mí iba a ser más sencillo hacer de mí mismo. No soy actor.
¿Qué siente cuando pisa el escenario?
Me da una satisfacción que hacía algún tiempo que había perdido en la televisión. En televisión he vivido otras sensaciones, pero nunca he tenido al público tan de cerca y sabiendo lo que sientes cuando haces tu trabajo y cómo reaccionan ellos. No me gusta ser desagradecido con la televisión, porque sin la televisión yo nunca habría podido hacer esta función.
Pero parece que deja claro que esto le ilusiona más.
Yo dentro de poco cumpliré 20 años en televisión a un ritmo muy fuerte. Poder hacer teatro ha sido a favor de la televisión, porque tienes más ilusión, te enriqueces más y eso también lo puedes revertir en tu trabajo en la televisión. Pero, probablemente, si no hubiera aparecido el teatro creo que hubiera dejado la televisión.
¿Es una persona de sueños cumplidos?
Ahora creo que voy a parar un poquito con los sueños. Éste es el que más había perseguido durante muchísimo tiempo, nunca había tenido el valor para hacerlo, y ahora que estamos haciendo la gira y estamos llegando a Madrid es como la vida, qué generosa es.
¿Se ve en otro papel interpretando a otro personaje?
A mí me gustaría hacer otras cosas, pero soy consciente de mis limitaciones y lo que puedo hacer y no puedo hacer. Todo esto es temprano para valorarlo, pero con el tiempo me gustaría hacer una reflexión. Es que soy yo, y soy yo haciendo de mí... Entonces pensando he llegado hasta consideraciones metafísicas, ¿cómo lo voy a hacer mal haciendo de mí? Es imposible.
La función es un homenaje a su vida.
La función no es un homenaje a mi vida, es un viaje emocional a través de los 40 años que yo creo que podrían ser a través de los 40 años de muchísimas personas, y el hecho de que yo trabaje en televisión o sea una persona conocida en la función es una anécdota, pero no es la parte fundamental. La gente se siente identificada en muchos momentos porque no es la vida de una estrella de televisión.
¿Alguna vez podremos escuchar un disco suyo en nuestros coches?
Por cabrear al personal creo que voy a grabar un disco. No es por echar leña al fuego, pero ya me han propuesto grabar un disco.
Ha tenido que tomar clases de canto para la función. ¿Cómo definiría su trabajo a nivel vocal?
Me daba mucha vergüenza cantar en público. Pero una vez que me lancé he perdido el pudor, porque con esto de la voz a la gente le gustas o no le gustas, como todo. O te gusta alguien o no te gusta.
¿Contento de presentar la obra en Madrid?
Muy contento. Cuando empezamos, hicimos una rueda de prensa en abril para la presentación y ahora la presentamos, así que feliz. Feliz de cómo está transcurriendo todo.
En esa rueda de prensa se le veía nervioso, ahora lleva unas caántas obras hechas...
Tampoco sabíamos lo que iba a pasar, no había ni texto, solo estaba la idea. Yo no sabía muy bien a lo que me iba a enfrentar, confiaba en que hasta julio no empezábamos a ensayar, pero ahora mucho más tranquilo.
¿Se esperaba este gran éxito que ha tenido?
Estamos llenando en todos los teatros y muy felices. Siempre te sorprende porque tú puedes empezar un proyecto con mucha alegría, pero luego no sabes lo que puede pasar. Y llegar a los teatros, que estén llenos y con el cartel de no hay localidades, me impresiona.
Decía que le pica todo antes de salir. ¿Le sigue pasando?
Sí, sí. Me he hecho adicto a un antihistamínico que no da sueño. Pero me pica de nervio.
Y cuando se enfrente aquí, en la Gran Vía, encima en Navidad, ahí sí que le va a picar.
Me da mucha tranquilidad haber rodado ya la función, porque cuando estemos en Madrid llevaremos ya cerca de 20. Ya está testada. Pero me da más vergüenza que venga gente que te conoce. Yo no quiero saber quién viene a verme.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.