Lamar Odom promete dejar las drogas y Khloé Kardashian para el divorcio

Khloe Kardashian y Lamar Odommediaset.es

.

Khloé Kardashian da marcha atrás a su divorcio. Según el portal TMZ, los abogados de la celebrity han solicitado a un juez de Los Ángeles la paralización de la petición de divorcio a Lamar Odom. Desde que el exjugador de la NBA fuera encontrado inconsciente en su habitación de un burdel de Las Vegas, la diseñadora y empresaria no se ha separado de su exmarido y ha asumido todas las decisiones médicas, que han logrado salvar la vida del deportista.
La atención y la entrega demostrada por la estrella televisiva desde entonces son una buena muestra del enorme amor que siente por Lamar. Ella misma aseguraba en uno de los episodios de Las Kardashian que siempre velaría por su bienestar porque es el gran amor de su vida. "Él era mi marido y ojalá todavía lo fuera. No creo que haya nada malo en eso", decía en abril de este año a E! News durante un acto promocional de su línea de productos capilares.
La complicada situación médica que ha estado a punto de acabar con la vida de Lamar ha puesto a prueba la capacidad de sacrificio de la socialité por el hombre con el que compartió cuatro años de su vida. Es más, varios medios estadounidenses aseguran que ha finalizado su breve noviazgo con James Harden, el jugador de los Houston Rockets con el que salía desde el pasado mes de julio.
Tras despertar del coma, el jugador ha prometido a su exmujer abandonar las drogas para siempre y empezar de cero, lo que habría animado a la mediana de las Kardashian a dar el paso definitivo y reiniciar su matrimonio dos años después de darlo por perdido; a pesar de que hace tan solo unos meses huía de Lamar cuando éste le hizo una encerrona a la salida del club SoulCycle en Beverly Hills.
Khloé asumió la responsabilidad de las decisiones médicas porque es legalmente la esposa de Lamar Odom, así como también la heredera de una parte de la enorme fortuna acumulada por el deportista, gracias a los jugosos contratos que firmó con distintos equipos, como los Miami Hit, que le contrataron en 2003 por 65 millones de dólares (58,5 millones de euros), o los 33 millones (29,7) que recibió en 2009 por su renovación con los Lakers cuando su carrera empezaba a entrar en caída libre.
Asimismo, obtuvo grandes beneficios del reality que protagonizó junto a Khloé, su parte correspondiente en las temporadas que apareció en el programa del clan Kardashian y los múltiples contratos de imagen que surgieron a raíz del éxito del programa.