El padre de Christian Slater le pide 18,1 millones por decir que es esquizofrénico

Christian Slatermediaset.es

.

El padre de Christian Slater, Michael Hawkins, ha interpuesto una demanda de 20 millones de dólares (18,1 millones de euros) contra su hijo por haber arruinado su carrera tras una entrevista publicada en diciembre de 2015 en National Enquirer, en la que el protagonista de Mr. Robot aseguraba que su progenitor sufre de esquizofrenia maniaco-depresiva. Thomas Knight Slater, nombre de pila del demandante, acusa su hijo y a su exesposa, Mary Jo Slater, de calumnia, difamación, invasión de la privacidad y angustia emocional, por lo que sus abogados exigen un juicio con jurado.
En la denuncia, presentada en Los Ángeles, el veterano intérprete de 80 años niega padecer una enfermedad mental, señalando que su vástago no cuenta con ningún informe médico que así avale sus comentarios.
"Esta embarazosa revelación pública, de acuerdo con las pruebas, ha arruinado su carrera en la industria del cine y la televisión", decían los documentos presentados por su equipo de letrados.
El último trabajo conocido de Hawkins se fecha en 1988, Huida a medianoche. Y el más estables, la serie de televisión en la que actuó en 1975 y 1976, Ryan's Hope.
"Este ataque a su profesión", prosigue, le ha colocado en la lista negra del entretenimiento y cree que cualquier "esperanza de volver a actuar se ha roto en pedazos".
El ganador de un Globo de Oro por Mr. Robot en la última edición de los premios no dejaba a su padre nada bien unos meses antes en otra entrevista para la revista Interview. "No lo he visto desde hace años. Es un maníaco depresivo esquizofrénico. Siempre ha tenido problemas. Fue un actor fantástico y extraordinariamente carismático, pero tuvo un momento que fue muy difícil trabajar con directores o colaborar con gente", comentó el intérprete de 46 años.
Slater comentó, tras obtener el reconocimiento de los miembros de la Prensa Extranjera de Hollywood, el acercamiento de su progenitor en busca de la reconciliación, un acercamiento que tras esta demanda se difumina en el tiempo.