A Paul McCartney le dan con la puerta de la fiesta de Tyga en las narices

.

Al otrora poderoso Paul McCartney le dieron con la puerta de una fiesta en las narices. Los porteros del garito donde Tyga -rapero más conocido por su noviazgo con Kilye Jenner, de las pequeñas de las Kardashian- celebraba los Premios Grammy no dejaron entrar al exbeatle y a su séquito.
Las imágenes publicadas por la web de cotilleos TMZ son reveladoras. En ellas se ve al cantante de 73 años, al músico Beck y al batería de los Foo Fighters, Taylor Hawkins, perplejos -y un punto divertidos- ante la doble negativa de los miembros de seguridad de The Argyle (Hollywood) para dejarles entrar en el local, donde el rapero de 26 años había organizado una de sus sonadas celebraciones.
Al principio, McCartney se lo tomó con humor y bromeó del desencuentro con sus acompañantes. "¿Cuánto de famosos tenemos que ser? ¡Necesitamos otro éxito!", comentó consciente de la presencia de las cámaras.
Ante una segunda negativa, el compositor decidió abandonar el lugar en coche. Horas más tarde, otras cámaras le localizaron disfrutando de la fiesta de Republic Records, donde estaba la créme de la créme de la industria, como la ganadora de la noche, Taylor Swift; The Weeknd, pletórico con sus dos gramófonos, y modelos y actrices como Alessandra Ambrosio y Kaley Cuoco.
El novio de Kylie Jenner no pareció muy preocupado por el error, entre lo más comentado entre el gremio musical. Preguntado por los periodistas apostados a las puertas del local, el rapero aseguró que, aunque pertenecen a generaciones distintas, se hubiera asegurado de la presencia del mítico músico, "si le hubiese visto".
Tyga acudió a Jimmy Kimmel Live! para insistir en que él no sabía que el exbeatle estaba afuera. "No tenía ni idea de lo que estaba pasando, yo estaba dentro cantando", dijo.
"Ojalá me hubiese enterado que estaba afuera. Hubiese salido para cantar con él", aseguró.
El músico dijo que se enteró de lo sucedido la mañana después de los Grammy, cuando miró las críticas en su cuenta de Twitter. "Al que deberían enviarle mensajes en Twitter es al personal de seguridad del local, no a mí", protestó.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.