El ex cuñado de Lamar Odom entra en rehabilitación

Scott Disickmediaset.es

.

Horas después de que su excuñado Lamar Odom fuera ingresado en estado crítico por una sobredosis de cocaína y opiáceos, Scott Disick, expareja de Kourtney Kardashian, ha decidido entrar en un centro especializado de Malibú. "Quiere que esta vez funcione porque estuvo a punto de perderlo todo", dijo una fuente cercana a la celebrity de 32 años.
Una determinación que llega el mismo día en que se ha conocido la decisión de su expareja de no compartir con él la custodia de sus tres hijos, Mason, Penelope y Reign. Kourtney y Disick dieron por terminada su relación de nueve años este verano, después de que él pasara unos días de fiesta y desenfreno en Montecarlo junto a su exnovia, Chloe Bartoli.
"Él tiene problemas con el alcohol y no puede ser un buen padre sin supervisión", comentaba una persona muy cercana a la hermana de Kim Kardashian.
Tal y como se revela en la entrega de la 11ª temporada Las Kardashian, que se emitirá el 19 de octubre en Estados Unidos, Scott es consciente de su metedura de pata. "Es la peor decisión que he tomado en mi vida", se le oye decir a Disick a la abuela de sus pequeños, Kris Jenner, y al resto del clan.
No es la primera vez que la estrella televisiva trata de apartarse del mundo de las drogas y el alcohol. El pasado mes de marzo, y después de una fiesta que se prolongó durante varios días, el ex de Kourtney entró en una clínica especializada de Costa Rica en la que estuvo pocas horas. "Me he dado cuenta de que mis problemas me superan y estoy verdaderamente listo para remediar esta lucha en la que sigo batallando", decía en un comunicado Scott.
Al mismo tiempo, su excuñado Lamar Odom, exjugador de La Ángeles Lakers, vive momentos críticos tras ser rescatado inconsciente de un burdel cercano a Las Vegas.
Su ex esposa, Khloé Kardashian, es la que está asumiendo la responsabilidad de los tratamientos a los que se le está sometiendo. Aunque llevaban desde 2013 separados y desde el pasado julio divorciados, los papeles no han pasado el último trámite judicial y todavía están legalmente casados. "Él nunca firmó un testamento vital, por lo que Khloé está asumiendo la responsabilidad en este momentos. Es muy estresante y está perdida", comentó un portavoz.