Los MTV Video Music Awards coronan a Beyoncé y a Miley Cyrus

Miley Cyrus, MTV VIDEO MUSIC AWARDS 2014mediaset.es

.

Con más premios que nadie -tres de las ocho candidaturas-, aunque no los principales, Beyoncé fue la triunfadora de la última edición de los premios MTV Video Music Awards (VMA), un honor que compartió con Miley Cyrus, reconocida con Wrecking ball como mejor vídeo del año. La gala celebrada anoche en Inglewood, California, será recordada por las celebraciones de ambas cantantes y por el tiroteo que a punto estuvo de costar la vida a Chris Brown, el ex de Rihanna, en una fiesta previa, y el ataque de una serpiente a un bailarín de Nicki Minaj en un ensayo.
Beyoncé, MTV VIDEO MUSIC AWARDS 2014
Jesse, indigente que recogió el premio de Miley Cyrus en los MTV VIDEO MUSIC AWARDS 2014
Al final de la retransmisión, Beyoncé subió al escenario para una actuación de cerca de 15 minutos, tras la que recibió de manos de su marido, Jay Z, y de su hija, Blue Ivy, el galardón honorífico Michael Jackson Video Vanguard, que MTV concede a artistas con un "increíble y duradero impacto en la cultura pop".
"Buen trabajo, mamá", dijo la hija de Beyoncé al reencontrarse con su madre, que besó a su esposo delante de las cámaras en un gesto que sirvió para acallar los recientes rumores de divorcio.
Cyrus, por su parte, tras el numerito del año pasado con su controvertida actuación cargada de gestos obscenos, en esta ocasión buscó llamar la atención de otra forma.
La cantante cedió el testigo a Jesse, un joven recién salido de la indigencia, para que empleara ese tiempo en despertar la conciencia social de los espectadores.
"Los Ángeles, capital del entretenimiento, tiene el mayor número de jóvenes sin hogar de Estados Unidos. La industria de la música hará este año más de 6.000 millones de dólares y a las puertas de este recinto hay 54.000 seres humanos que no tienen hogar", denunció Jesse.
Su testimonio terminó con un llamamiento para que la gente fuera a la página de Facebook de Miley Cyrus, donde se informa sobre una campaña para recaudar fondos para un centro de acogida de indigentes en Hollywood.
La gala también recordó las protestas en Ferguson, Misuri, tras la muerte del joven afroamericano Michael Brown, tiroteado por un policía. En la gala musical se guardó un momento de silencio en su memoria.
Entre los premiados de la noche estuvo Lorde con su Royals (Mejor vídeo de rock), Ariana Grande con Problem (Mejor vídeo de pop), Drake con Hold on (We're going home) (Mejor vídeo de hip hop), Ed Sheeran con Sing (Mejor vídeo masculino) y Katy Perry con Dark horse (Mejor vídeo femenino).
Beyoncé ganó los premios a la mejor colaboración en un vídeo por Drunk in love con Jay Z, mejor vídeo con mensaje social y mejor coreografía, ambos por Pretty hurts.
La gala dejó otros instantes comentados en redes sociales, como los problemas de vestuarios de Nicki Minaj y su baile con Usher con golpe en el trasero incluido, o la negativa de Taylor Swift a hacer un salto desde lo alto de una plataforma para evitar riesgos innecesarios en su actuación, después de que en los ensayos de un tema de Minaj un bailarín fuera mordido por una serpiente.