Muchos músculos y poca química en el paraíso de 'Adán y Eva'

.