"Pocos prejuicios y muchos escrúpulos" en el 'dating' de Cuatro 'Adán y Eva'

Pareja de concursantes de  'Adán y Eva'. Cuatromediaset.es

.

"Adán y Eva es un programa con pocos prejuicios y muchos escrúpulos", señala Manuel Villanueva, director general de Contenidos de Mediaset España. Liberarse de esos prejuicios es uno de los retos a los que se enfrentan los participantes del nuevo dating de Cuatro (estreno, el martes, 21 de octubre, a las 22.40), donde "la desnudez de sus protagonistas es un elemento diferenciador, pero circunstancial", añade Villanueva.
Mónica Martínez, presentadora de 'Adán y Eva' (Cuatro)
"Una de las señas de identidad de Cuatro es hacer programas divertidos e innovadores y buscar otros lenguajes televisivos, así como nuevas adaptaciones de formatos. En ese viaje nos cruzamos hace unos meses con Adán y Eva y rápidamente decidimos que ese programa tenía que estar en Cuatro, una cadena que a lo largo de estos años ha sabido generar un montón de marcas relacionadas con el dating, desde ¿Quién quiere casarse con mi hijo? hasta Un príncipe para Corina o Granjero busca esposa", apunta por su parte Mariano Blanco, director de Producción de Programas de la cadena de Mediaset España.
"La experiencia requería contar con personas que estuvieran dispuestas a desnudarse, física y emocionalmente, en televisión. Casi un millar de personas aceptaron el reto y acudieron al casting que pusimos en marcha para vivir esta experiencia, que consideramos única, con el objetivo de encontrar el amor. Otros han aprovechado este viaje para deshacerse de ciertos miedos, para superar complejos, para ponerse a prueba a sí mismos y comprobar qué se siente despojándose de lo material por unos pocos días", prosigue Blanco.
En Adán y Eva, "los participantes llegan a una isla paradisíaca -Mljet, en Croacia- completamente desnudos y libres de los complementos que enmascaran el auténtico yo de cada persona. El desnudo en este programa es evidente, es un elemento diferenciador, pero es una coyuntura, un estado en el que están de manera transitoria. El público, desde luego, va a poder ver el programa con muchísima confianza. No es un espacio que se vaya a recrear en los desnudos, aunque no se van a ocultar porque son parte evidente del formato. Además, el programa está lleno de guiños muy divertidos".
"Me pareció un formato interesante para un momento en el que la sociedad está preparada para ver un programa de televisión en el que la gente está desnuda", confirma la presentadora, Mónica Martínez. "La desnudez es una condición, pero no es lo más importante. Lo sustancial es ver qué pasa con los sentimientos, ver cómo afloran en gente que en principio parecía que no iban a encajar y de repente encajan o ver cómo superan sus complejos. Yo los entrevistaba al principio del programa para ver cuáles eran sus intereses y después les recibía al final para ver si se habían enamorado o no y creo que hay una progresión en ellos fabulosa. En pocos días era impresionante ver cómo habían crecido. Estar un tiempo en una situación así, desnudos y prácticamente aislados en una isla desierta, da para mucho".
Tras Holanda y Alemania, España es el tercer país que produce este programa de citas -"una sensación" en la reciente feria de televisión de Cannes-, que pronto llegará a Francia y Finlandia.
Sonia y Alejandro son los primeros Adán y Eva:
Sonia, de 21 años, es una joven de Zaragoza con una sola relación estable a sus espaldas y una vida bastante aco moda da. Joven, guapa y algo caprichosa está consentida por sus padres en lo económico. En el amor se considera conservadora y reconoce que como mujer a veces es un poco conflictiva. Sonia le da mucha importancia al físico y le gustaría encontrar un hombre que le permita mantener su actual estilo de vida. ¿Dejará atrás sus prejuicios para encontrar el amor verdadero? ¿Podrá olvidarse por unos días de su estilo de vida y convivir de la forma más natural?
Alejandro, de 24 años, es un camarero cordobés que a base de trabajo ha conseguido tener una de sus grandes pasiones: un coche a su medida. Le encanta el mundo del motor, la ropa de marca y las buenas colonias. Reconoce ser algo golfo debido a una terrible decepción con el amor, lo que ha provocado que tenga cierto miedo al compromiso. Alejandro busca a una chica atractiva y con personalidad. Quizás el Paraíso le ayude a superar sus miedos junto a una Eva que le dé estabilidad y pasión al mismo tiempo.