El 'hermano mayor' rompe sus prejuicios 'En la caja'

.

Un prejuicio es una caja. Cuatro paredes construidas por nosotros mismos que nos limitan y nos proporcionan una falsa sensación de seguridad. A partir de ahí, puedes tomar los prejuicios como lo que realmente son: oportunidades para abrir esa caja, salir y confirmarlos o desmentirlos.
Así comienza En la caja, el nuevo programa de Cuatro que se estrena con la emisión de dos episodios especiales: el primero de ellos, protagonizado por Pedro García Aguado, se emite el domingo 29 de junio (21.30) mientras que el segundo, que mostrará la experiencia de Juanra Bonet, se ofrece el domingo 6 de julio.
Por primera vez, una caja se convertirá en un elemento clave de un programa de televisión para comprobar si tópicos y arquetipos resisten la simple inmersión en la realidad. El protagonista de cada edición del programa no sabrá dónde irá, con quién se encontrará y qué entorno va a conocer. Llegará al lugar donde comenzará su experiencia encerrado en una caja de grandes dimensiones y tendrá que romper física y metafóricamente su caja, el prejuicio con el que ha convivido toda su vida, y someterlo al implacable veredicto de una realidad compleja y cambiante. Sin guion, sin indicaciones, sin intermediarios y con la curiosidad y la voluntad de comprender como únicos apoyos.
Con este planteamiento, Pedro García Aguado, el hermano mayor de Cuatro, será el primero en salir de su caja para sumergirse en el barrio ceutí de El Príncipe, el entorno que ha inspirado la serie de Telecinco protagonizada por Jose Coronado y Álex González. Una semana más tarde, el actor y presentador Juanra Bonet se trasladará a la utopía comunitaria de Marinaleda para comprobar si realmente existe el paraíso de la llamada "democracia social".
Producido por Cuatro en colaboración con Zeppelin TV, En la caja es la adaptación de Box, uno de los formatos más originales presentados en la última edición del MIPTV. Estrenado inicialmente en Alemania, un importante mercado televisivo a nivel mundial, el espacio ya va por su segunda temporada en la cadena ProSieben con buenos índices de audiencia.
Tanto Pedro García Aguado como Juanra Bonet se implicarán en cada entorno, escucharán los testimonios de las personas con las que compartirán su experiencia y serán cómplices de sus reflexiones más sinceras.
'En la caja' Pedro g. Aguado
"A pesar de que he tenido una vida intensa, llena de viajes y experiencias, me he dado cuenta de mi ignorancia y mi miedo preconcebido hacia algunos temas. Tenía ideas equivocadas que me hacían prejuzgar sin demasiado conocimiento de ciertas cosas. Participar en el programa ha sido una experiencia muy constructiva que al mismo tiempo ha derrumbado algunos de mis prejuicios", apunta Pedro G. Aguado.
Sorpresa, incredulidad e indignación. Ese es el itinerario emocional que Pedro García Aguado recorre en la primera entrega de En la caja, que se desarrolla en el barrio de El Príncipe. El terapeuta sale de su caja y se encuentra en una ciudad árabe. Es el primer prejuicio que tiene que superar: no está fuera de su país, sino en la ciudad española de Ceuta y las personas con las que se encuentra, en su mayoría musulmanas y bilingües en árabe, pagan impuestos españoles y tienen DNI, como el resto de los ciudadanos del territorio nacional.
La ciudad autónoma de Ceuta es la segunda región con más paro de la Unión Europea y acusa un 60% de fracaso escolar. En la barriada de El Príncipe, la situación empeora con un 70% de desempleo juvenil. El barrio sufre, además, de una grave inseguridad ciudadana motivada por el tráfico de drogas. "La violencia está porque nadie hace nada", afirma al principio del programa Pedro García Aguado, que pasa paulatinamente del escepticismo a la empatía absoluta. "¿Quién protege a esta gente?", pregunta con un atisbo de indignación el presentador de Hermano mayor.
La primera entrega de En la caja también recoge los testimonios de las viudas de los dos primeros yihadistas españoles que se inmolaron en Siria. "Lo respetamos, es una decisión de ellos. A estas alturas ya lo aceptamos", explica una de ellas. "Yo, sinceramente, no creo que haya sido reclutado ni manipulado, ni mucho menos obligado", concluye la otra joven. En ese momento, Pedro García Aguado tiene que superar la reacción natural de rechazo ante un caso de terrorismo para intentar comprender de qué manera ambas mujeres van a afrontar su nueva vida.
El presentador de Cuatro también habla con la familia de Munir, un joven de apenas 20 años asesinado accidentalmente durante un tiroteo. La madre y el hermano del muchacho comparten con el terapeuta la impotencia que produce la pérdida irremediable de un ser querido y la desesperanza provocada por la falta de futuro. "Aquí, a los pobres los rechazan", llega a decir un vecino del barrio. El programa mostrará que en algunos casos los prejuicios pueden conducir a la discriminación
'En la caja' Juanra Bonet
El segundo especial En la caja, que Cuatro emite el domingo 6 de julio, transporta a Juanra Bonet hasta Marinaleda, en Sevilla, la localidad comunista gobernada por Juan Manuel Sánchez Gordillo desde las primeras elecciones democráticas, en 1979. Allí conocerá las particularidades de esta utopía a través de los vecinos y también de sus detractores, principalmente concejales de la oposición que acusan a Gordillo de impedir el debate político.
Juanra Bonet: "El programa ha sido, por un lado, muy emocionante, y por otro, muy halagador porque, básicamente, había un montón de gente conspirando para darme una sorpresa. También ha sido una manera de saltar fuera de mis límites. Hasta ahora siempre había estado fuera de las cosas, orbitando fuera de los sucesos, pero en esta ocasión he tenido que meterme dentro. Ha sido un programa totalmente diferente. Estoy muy acostumbrado a hacer de reportero cazado, pero en En la caja no somos cazadores, somos recolectores. Nos ponen a recolectar la propia realidad"
Juanra Bonet acepta el desafío desde un punto de vista práctico: cree que el sistema capitalista no funciona y quiere comprobar las ventajas y desventajas de esta alternativa. En la visita, comprueba cómo se aplican en el pueblo las teorías de la democracia social, en la que las ventajas del estado de bienestar (acceso a la vivienda, la sanidad y la educación) se aplican a todos los ciudadanos por igual y sin distinciones. Para ello, visita la finca de El Humoso, que funciona como cooperativa de jornaleros después de que la Junta de Andalucía expropiara 1.200 de las 17.000 hectáreas al duque del Infantado y cuyos responsables defienden el reparto de trabajo y los sueldos igualitarios.
El periodista también participa en los domingos rojos, en los que los ciudadanos prestan su tiempo a la comunidad, y comprueba los reducidos precios de guarderías y viviendas a través de un sistema de autoconstrucción contra la especulación inmobiliaria. Juanra Bonet asiste además a una asamblea que muestra el funcionamiento de la democracia directa y conoce a Diego Cañamero, portavoz nacional del sindicato SAT, que le explica el funcionamiento de los Grupos de Acciones, conocidos por el asalto a un supermercado en el verano de 2012.
Pero Juanra Bonet también se pone en contacto con los detractores de este particular paraíso sevillano. La oposición socialista y el único exconcejal del PP coinciden en que Gordillo dificulta su tarea y les convierte en sus enemigos. Olivos quemados, carteles electorales tapados, insultos y amenazas para que no asistan a los plenos son algunas de las acusaciones que lanzan contra el alcalde y su equipo de gobierno.