Matar a un periodista en Nápoles cuesta 200 euros

.