'Juego de tronos' regresa para batir las marcas de 'The walking dead'

Príncipe Oberyn 'Juego de tronos'mediaset.es

.

Muertos vivientes que surgen del hielo, dragones que escupen fuego, intrigas palaciegas, venganzas, guerra, sexo... Juego de tronos vuelve a Canal + Series con su cuarta temporada, desde el 7 de abril a las 22.25. Los seguidores de la saga fantástica basada en los libros Canción de hielo y fuego de George R.R. Martin han aumentado durante las tres primeras temporadas, con considerables datos de audiencia no solo en Estados Unidos, sino a nivel mundial.
La saga de Martin, de la que se han publicado cinco de las siete novelas previstas, está ambientada en un ficticio continente de Poniente, donde varias nobles casas se disputan el poder, simbolizado en el mítico Trono de Hierro.
Además de las luchas entre regiones y familias, los personajes también se enfrentan a amenazas fantásticas, entre ellas dragones y los caminantes blancos, unas criaturas casi imposibles de matar del extremo norte de ese mundo que pueden reanimar a los muertos para usarlos como ejército.
La tercera temporada terminó con lo que se conoce como la Boda roja, en la que mueren asesinados tres de los principales personajes junto a otros en un banquete nupcial. Para algunas series, eso puede ser difícil de superar, pero los actores dicen que esta nueva temporada será incluso más dinámica para no perder el ritmo mientras crece su audiencia.
"Parece que hay un nuevo ejército de gente viendo la serie por primera vez. Cuantos más seguidores tienes, más presión sientes para mantener la calidad del producto", dijo el actor John Bradley en una reciente entrevista junto con otros miembros del reparto. Interpreta a Samwell Tarly, el orondo miembro de la Guardia de la Noche, una antigua orden que protege a Poniente de las amenazas que habitan el Norte helado más allá del Muro.
El año pasado la serie tuvo de media 14,4 millones de espectadores en todas las plataformas, sólo unos 50.000 menos que lo más visto en la historia de HBO, la sexta temporada de Los Soprano, protagonizada por el fallecido James Gandolfini.
Entre los dramas de cable, es la segunda en audiencia, sólo por detrás de la serie apocalíptica de zombis The Walking Dead de AMC, que tuvo de media 17,6 millones de espectadores en su cuarta temporada en Estados Unidos. Una marca que parece bastante difícil de superar para Tyrion, Daenerys, John Nieve y compañía. Las mujeres suponen un 42% de su audiencia.
Como Juego de tronos ha crecido -la serie se emite en más de 200 países-, también lo ha hecho el negocio alrededor de la ficción.
Los ingresos por abonados de HBO crecieron un 6% -el equivalente a 221 millones de dólares (algo más de 161 millones de euros)- en 2013, según datos de su matriz, Time Warner. No se ha renovado oficialmente para una quinta temporada, pero su éxito hace difícil pensar que no continúe.
La serie ha generado 350 tipos de objetos disponibles a la venta en el sitio web de HBO, y más recientemente el lanzamiento de un recopilatorio de hip-hop encabezado por Common y otros raperos.
Los actores también comprueban el tirón de la serie, particularmente en las redes sociales. Maisie Williams, la actriz de 16 años que encarna a Arya Stark, dijo que sumó más de 40.000 seguidores en Twitter entre las últimas temporadas.
La cuarta temporada muestra a muchos personajes principales en Desembarco del Rey, la capital de Poniente, donde se reúnen para la inminente boda de Joffrey, el joven y cruel rey, que compite con los más destacados villanos en la historia de la televisión.
También hay caras nuevas, principalmente el príncipe Oberyn Martell, apodado Víbora Roja. El príncipe llega a la capital para asistir a la boda de Joffrey, pero también tiene otras motivaciones más oscuras, como suele ser habitual en la serie.
El personaje, cuyo pavoneo hace que sea uno de los favoritos de los lectores, está interpretado por Pedro Pascal, un actor nacido en Chile cuya familia dejó el país como refugiados políticos cuando tenía cuatro años y que se crió en Estados Unidos.
Para Pascal, el acento de su personaje es una vuelta a su origen: el guión "no especificaba cómo tenía que sonar... Creo que sin pensarlo mucho, salió que sonase como mi padre".
Pascal es uno de los 29 personajes habituales, muchos de los cuales se colocan en algún lugar entre el bien y el mal en el espectro moral. Algunos, entre ellos el incestuoso caballero Jaime Lannister, encarnado por Nicolaj-Coster Waldau, ha visto cambiar su moral con el tiempo, mientras su personaje se convierte en uno de los más empáticos en el transcurso de la serie.
"Te das cuenta de que nadie es bueno ni malo", dijo la actriz Williams. "Estamos comenzando a ver la otra cara de estos personajes malos", dijo. "Y luego está Joffrey", añadió.