La muerte que más impactó a Bryan Cranston en 'Breaking bad'

'Breaking bad', muerte de Janemediaset.es

.

Muchas y de muy distinto origen fueron las muertes que se vieron durante los más de 60 episodios de Breaking bad, pero una fue la que marcó decisivamente a su protagonista, Bryan Cranston, y también a su personaje, Walter White, que no volvería a ser el mismo. Durante una charla sobre los psicópatas en la televisión celebrada en el Festival de Tribeca, Cranston reveló que, sin llegar al nivel de otras series como Juego de tronos o The walking dead, la muerte era algo muy presente en Breaking bad, pero hubo una en concreto que se le quedó grabada en la memoria.
El óbito en cuestión tiene lugar en la segunda temporada de la serie creada por Vince Gilligan. Según reveló Cranston, fue la muerte de Jane, la novia de Jesse Pinkman (Aaron Paul), la que más le impactó. Una muerte de la que su personaje, Walter White, fue responsable por omisión, ya que presenció cómo, drogada e inconsciente, la joven a la que daba vida Krysten Ritter moría ahogada por su propio vómito.
Mr. White, un incipiente Heisenberg por aquel entonces, asistó impasible a la muerte de Jane sin mover un dedo por la novia de su compañero. Lo hizo para evitar que ella le chantajeara y mantener a salvo su por entonces boyante negocio de metanfetamina.
Rodar la escena de esta muerte se convirtió, según confesó Cranston, en algo personal, ya que sintió que su propia hija moría en la secuencia en lugar de Ritter. "El rostro de mi verdadera hija ocupó su lugar. Así que me afecto muchísimo", reconoció Cranston, que también elogió el "excelente trabajo" de Ritter en aquella escena en la que simuló su muerte ahogada en una mezcla de "harina de avena y mylanta".
"Recuerdo que pensé que era bastante jodido que Walt acabara de dejar morir a una chica joven frente a él, pero entonces no me di cuenta de que sería un momento tan crucial para la serie. Esa decisión fue su punto de inflexión y ya no había vuelta atrás", señaló Cranston.
Durante la charla, titulada Psychos we love, el protagonista de Breaking bad también reveló cuál fue la escena más grotesca que filmó en la serie. En este punto también se remontó a los primeros capítulos, concretamente cuando en la primera temporada intentan deshacerse de un cadáver con ácido fluorhídrico en una bañera.