Luis Merlo, un músico neurótico que acosa a Judith en 'La que se avecina'

Luis Merlomediaset.es

.

Miembro de la tercera generación de una emblemática familia de actores, Luis Merlo (Calígula, El internado), intérprete muy vinculado al teatro y a la televisión, se une al equipo artístico de la novena temporada de La que se avecina (Telecinco), actualmente en grabación, para interpretar a un músico profesional que tras su ruptura matrimonial acudirá asiduamente a la consulta de Judith (Cristina Castaño) como paciente.
La incorporación del actor madrileño se enmarca dentro de las principales novedades de los próximos capítulos de la comedia, entre las que también destacan la integración de Paz Padilla en el papel de Chusa; Ernesto Sevilla como Teodoro, el hermano de Amador (Pablo Chiapella); Víctor Palmero dando vida a Alba, el hijo transexual de los Recio (Jordi Sánchez y Nathalie Seseña); e Isabel Ordaz como Araceli, la exmujer de Enrique Pastor (José Luis Gil).
Incontables éxitos, numerosos reconocimientos y la armonía sentimental con su pareja han jalonado durante años la vida personal y profesional de Bruno Quiroga, un brillante concertista de piano que se enfrenta al mayor revés de su vida cuando su esposa decide poner fin a su matrimonio. Tras la separación, el consumado pianista, profundamente deprimido, acudirá a la consulta de la reputada psicóloga Judith Becker en busca de ayuda. Compartir con alguien sus principales inquietudes y encontrar las claves para retomar las riendas de su vida serán los principales motivos que llevarán al músico a recalar en Mirador de Montepinar.
Sumamente inseguro, neurótico e inestable, Bruno acudirá con frecuencia a terapia con Judith, hacia la que desarrollará un claro síndrome de dependencia. La enfermiza y persistente búsqueda de atención de su paciente creará un problema añadido a la terapeuta que, una vez más, se situará en el punto de mira de los comentarios de los habitantes del complejo residencial.
Nacido en el seno de una reconocida saga de actores, Luis Merlo acompañó desde pequeño a sus padres, Carlos Larrañaga y Mª Luisa Merlo, en sus giras teatrales, lo que contribuyó a que viera la interpretación como algo natural durante su infancia. Tras estudiar Arte Dramático, debutó como actor en la versión de Salomé de la compañía de teatro de Nuria Espert.
En 1986 se estrenó en el cine con Hay que deshacer la casa, a la que siguieron La señora y ¡Por fin solos!, entre otros títulos.
En televisión destaca su labor en El internado, Aquí no hay quien viva -interpretación que le valió el premio de la ATV al mejor actor en 2003 y el premio de la Unión de Actores al mejor actor secundario de televisión en 2004-, Hospital Central, 7 vidas, Abierto 24 horas, Una de dos, Señor alcalde, La casa de los líos, Canguros y Compuesta y sin novio, entre otras.
En el teatro ha intervenido en más de una veintena de espectáculos, entre los que destacan Los 80 son nuestros, Bajarse al moro, Don Juan Tenorio, Calígula, Gorda, Tócala otra vez, Sam -interpretación galardonada con el Fotogramas de Plata al mejor actor de teatro en 2010-, Deseo o El crédito.
Las delirantes vidas de los caóticos y excéntricos habitantes de Mirador de Montepinar marcadas por las crisis existenciales, de pareja y presidenciales siguen arrancando año tras año el interés y la carcajada a los espectadores. Tras ocho temporadas de éxito en Telecinco, La que se avecina, ficción creada por Alberto y Laura Caballero y Daniel Dorador, se ha convertido en un fenómeno televisivo, tal y como demuestran los 4.007.000 espectadores (23,7% de share) que congregó en la pasada temporada y el extraordinario seguimiento del que es objeto en redes sociales, con más de 1,9 millones de seguidores en sus cuentas oficiales de Twitter y Facebook.
Elevó en 4,3 puntos su media nacional hasta alcanzar el 28% de cuota en el target comercial. alzándose como la ficción con el mejor registro en este segmento de la temporada, 11,4 puntos sobre Antena 3 (16,6%). Además, se impuso de manera absoluta en la mayoría de targets sociodemográficos, anotando espectaculares datos en los espectadores de 4 a 12 años (30,6%), los jóvenes de 13 a 24 años (48,2%) y el grupo de 25 a 34 años (37,1%). Líder en 12 de los 14 mercados, obtuvo sus mejores registros en Castilla-La Mancha (30,3%), Canarias (28,7%), Andalucía (27,5%), Valencia (25,8%), Asturias (25,4%), Murcia (25,1%) y en el denominado Resto (27,7%).