"La tele me da un poco de pereza"

Cazadores de hombres es la nueva ficción de Antena 3 para la noche de los martes. Una serie policiaca protagonizada por la actriz Emma Suárez, que regresa a la televisión para interpretar a la inspectora jefa de una brigada especializada en la captura de fugitivos peligrosos. La actriz encarna a Ana Leal, una mujer que lucha para encontrar al asesino de su hija. Cazadores de hombres tendrá un  caso y un fugitivo por capítulo, que será interpretado por "estrellas invitadas" como Miguel Ángel Muñoz, Jorge Sanz, Lucía Jiménez o Federico Luppi entre otros.
¿Cómo es Ana Leal?
Es una mujer tenaz. Está rota porque han matado a su familia y se obsesiona con todos los casos que tiene. Policía, rebelde, y a veces al margen de la ley. Es contradictoria y por eso me gusta.
¿Os parecéis?
Nada de nada, y por eso me encanta, es mi gran reto. Mantener constantemente la tensión de mi personaje es muy dificil. Interpretar un personaje de las características de Ana Leal es muy duro y no sé hasta qué punto luego el espectador lo valora. Psicológicamente es agotador. Soy ajena a los valores de mi personaje, yo me río mucho más.
Tienes una relación con El Tila (Alejo Sauras) algo paradójica ya que él es un delincuente...
Sí, la verdad. Mi padre le ayudó en el pasado y El tila se siente en deuda con él, asi que se convierte en mi mano derecha al margen de la ley. Tenemos una buena relación.
¿Cuál ha sido el detonante para decir que sí al proyecto?
El personaje y que considero que Cazadores de hombres es un proyecto valiente. Me ha seducido la valentía de la serie y también el poder interpretar a una mujer al borde de la ley. Es muy contradictorio porque es una policía, pero está al filo de lo correcto y lo incorrecto.
Regresas a la televisión, pero siempre has dicho que te gusta más el cine...
La verdad es que la tele me da un poco de pereza porque estás muy expuesto. Hago este proyecto porque merece la pena.
Pero, ¿qué tiene la tele que no te gusta?
La paradoja de mi vida es que no me gusta la estabilidad. La televisión te exige compromiso con tu personaje. Soy una actriz a la que le gusta cambiar, alternar entre la tele, el cine y el teatro. La estabilidad laboral y la cantidad de horas de trabajo que exige la tele tiene unos riegos y unas consecuencias como la inestabilidad sentimental y personal. A mí me caracteriza la inconstancia. La tele es una bomba, porque aunque no quieras verla siempre está encendida y todo el mundo te ve.
Vamos, que no te gusta mucho ser conocida...
La sobreexposición la llevo fatal. Me encanta mi trabajo porque me permite curiosear en el alma humana, conocer otras personalidades. Mi trabajo es un trabajo interior, de interpretación y no me gusta estar tan expuesta, pero estoy haciendo el ejercicio de saber llevarlo.
Tu personaje quiere vengarse, ¿crees que el fin justifica los medios?
La venganza es una distorsión. Hay que reflexionar porque cuando alguien quiere vengarse de algo es porque el mal está dentro de él mismo. Hay que intentar que las cosas no te perturben.