Televisión Valenciana despide a 843 trabajadores por correo electrónico

ERE Canal 9mediaset.es

.

Radio Televisión Valenciana (RTVV) ha notificado este sábado un total de 843 despidos a trabajadores de Televisión Valenciana (TVV) incluidos en el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que se está aplicando en la entidad, presentado para un máximo de 916 trabajadores, de los cerca de 1.200 que había hasta ahora.
Según han informado fuentes de la empresa, 430 de esos afectados por el expediente dejarán su puesto entre el próximo miércoles y el 7 de marzo mientras que el resto saldrán en junio y en agosto.
A partir de las 10.00, el ente público ha enviado un correo electrónico a los 1.167 trabajadores de TVV o que prestan servicios en la televisión pública para comunicarles si resultaban afectados por el expediente, del que han quedado fuera 324 empleados del canal.
La empresa ya comunicó por ese mismo procedimiento los despidos en la radio (RAV) y en el ente. Así, este sábado ha enviado un mail al personal de televisión, tanto a la cuenta de correo corporativa de los empleados -accesible vía web- como a la cuenta personal de quienes se la habían comunicado. Además, la información está disponible a través del área privada del Portal IP de la intranet de la compañía.
Los grupos de la oposición en las Corts Valencianes han denunciado la "persecución" y "limpieza ideológica" llevada a cabo por la dirección de Radio Televisión Valenciana en la elección de los afectados por el ERE, que deja una plantilla "sin voces críticas".
En un comunicado, el secretario general del PSPV, Ximo Puig, ha apuntado que los 843 despidos "van mucho más allá de la crisis de una empresa pública" y ejemplifican el "genocidio cultural" del PP en el ente, por lo que ha anunciado que su partido estudiará las medidas a tomar "para combatir esta situación "de persecución y de ataque a la libertad de cada persona".
A su juicio, los despidos son "la consecuencia de 18 años de una pésima gestión de la televisión pública por parte del PP, que ha acumulado una deuda de más de 1.300 millones de euros" y ha apuntado que los afectados por el ERE "en ningún caso son los responsables de haber llevado Canal 9 al descrédito moral y económico". Así, ha mostrado su solidaridad a los trabajadores despedidos y a sus familias.
Por su parte, el portavoz de Compromís en las Corts, Enric Morera, ha criticado en declaraciones a Europa Press "la forma y el contenido" de los despidos, que ha calificado como "una gran hipocresía", dado que "los que han llevado al desastre a RTVV se quedan y los buenos profesionales se van".
Asimismo, la coordinadora de EUPV, Marga Sanz, ha criticado que el ERE en Canal 9 esconde "una limpieza ideológica hacia todos aquellos trabajadores que manifiestan posiciones públicas valencianistas, progresistas, de defensa del espacio público audiovisual y de izquierdas".
Además, ha destacado que el despido de los trabajadores elegidos por las Corts para formar parte del nuevo Consejo de Administración de RTVV "demuestra que el PP quiere dejar en manos de la nueva directora general una plantilla sin voces críticas para poder privatizar a su gusto RTVV" y ha resaltado el despido de "decenas de empleados que superaron una oposición pública".
El comité de empresa, por su parte, ha denunciado la "arbitrariedad" que, a su juicio, "ha sido la única norma" en la aplicación del ERE, un proceso al que se refieren como "una carnicería personal y sindical".
En un comunicado, señalan que este sábado se ha ejecutado "el mayor ERE en un medio de comunicación español" con la notificación del despido de 843 trabajadores de la televisión pública, que "se suman a los más de 200 que ya habían sido anunciados" en la radio y el ente.
El comité de empresa reprueba que, por tanto, "más de un millar se han ido a la calle como consecuencia de la nefasta y corrupta gestión realizada por las diferentes direcciones nombradas por el PP desde 1996", formación a la que acusan de "arrasar" Canal 9.
En declaraciones a Europa Press, su presidenta, Salut Alcover, ha señalado que "ha sido un día tristísimo en la historia de RTVV", que marca "el final de un proyecto de televisión que nació con la ilusión de ser una empresa pública, de calidad, que hablaba en valenciano" y que, a su juicio, ahora "han arrasado".
Además, recalca que "la empresa es inviable técnicamente" al haberse quedado "sin operadores de iluminación, de sonido, de equipo y de cámara", en lo que cree "una auténtica locura con el único objetivo de entregar la empresa a los 'amiguitos del alma' del PP para que ganen dinero a cambio de despedir a trabajadores y de desmantelarla".
En una primera "valoración de urgencia", el comité de empresa ha incidido en la "arbitrariedad" del proceso y en que "la dirección ni siquiera ha respetado los criterios abusivos e ilegales que ella misma había impuesto de manera unilateral". Señala, en este punto, que ha despedido "a trabajadores con la oposición ganada, a personas con una trayectoria larga e impecable en RTVV, con especial ensañamiento con los profesionales que en 1989 pusieron marcha la empresa".
Así, sostiene que "no han tenido miramiento ni con personas con discapacidad ni con parejas cuyos dos miembros trabajaban en la empresa" y que, además, "han perseguido hasta la puerta de salida a los trabajadores que a lo largo de estos años se han significado en la defensa de los puestos de trabajo y la calidad de la emisión".
Destacan, en este punto, que es "incluso más escandaloso" que hayan despedido a las dos trabajadoras de la televisión que denunciaron por abusos sexuales al el ex secretario general de RTVV, Vicente Sanz, después de que "la tercera ya había sido despedida en la radio".
Para el comité de empresa, también "es sorprendente, cuando no ofensivo para la voluntad popular", el despido de los dos miembros del consejo de administración que formaban parte de la plantilla y que fueron elegidos por "amplísima mayoría" en las Corts Valencianes, en alusión a Xelo Miralles y Manolo Jardí.
Además, señalan que "un mail ha sido la última demostración de la falta absoluta de sensibilidad hacia los trabajadores de RTVV".