El Consejo Audiovisual catalán denuncia la falta de pluralismo en Telemadrid

.

El Consell de l'Audiovisual de Catalunya (CAC) ha asegurado este lunes que un reportaje emitido por el Telenoticias, de Telemadrid, el 30 de abril -en el que se comparaba el uso del lenguaje nacionalista con la propaganda usada por el nazismo o el estalinismo- favoreció el "fomento de la discriminación" hacia los nacionalismos catalán y vasco. A través de un comunicado, el CAC ha sostenido que "comparar a líderes políticos democráticos con genocidas y terroristas perturba gravemente la adecuada convivencia entre comunidades", y ha avisado de que con la emisión de este reportaje se puede haber vulnerado, con una infracción grave, la Ley general de la comunicación audiovisual.
Además, ha afirmado que las imágenes emitidas en la sección Zoom reflejan, "con una especial intensidad, un mensaje negativo y vejatorio", al vincular expresiones políticas plenamente democráticas con las realizadas por regímenes totalitarios.
El CAC ha criticado la "comparación" de genocidas y de miembros de la banda terrorista ETA con diferentes líderes políticos catalanistas, "con la finalidad de asociarlos a regímenes o movimientos que se han significado por su menosprecio a la dignidad humana".
Este tipo de mensajes "hieren y perturban gravemente la adecuada convivencia entre comunidades", ha deplorado el organismo regulador, que ha añadido que la emisión de estos contenidos fomentan y justifican un discurso que va más allá de la libertad de expresión.
De acuerdo con su normativa, el CAC ha puesto los hechos en conocimiento del Gobierno de la Comunidad de Madrid, para que adopte las medidas que considere oportunas, y ha pedido que se retire el contenido del portal web de Telemadrid.
El CAC también ha alertado de la "falta de pluralismo" de este espacio de Telemadrid, que incluye las declaraciones de dos personas presentadas como expertos, que expresan opiniones coincidentes entre ellas y con el conjunto del reportaje.
"No se ha dado voz a otras personas con opiniones no coincidentes", ha explicado el organismo regulador catalán, que ha considerado que el contenido "no" se adecua a la misión de servicio público que, por ley, debe cumplir el prestador.