Tres periodistas de Al Yazira, condenados en Egipto a siete años de cárcel

.

Un juez egipcio ha condenado este lunes a tres periodistas de la cadena de televisión Al Yazira a siete años de cárcel tras declararles culpables de varios cargos que incluyen ayudar a una "organización terrorista", en referencia a los Hermanos Musulmanes, mediante la publicación de mentiras.
Los condenados son el australiano Peter Greste, corresponsal de Al Yazira en Kenia, y el egipcio-canadiense Mohamed Fahmy, jefe de oficina de Al Yazira en inglés, jjunto al tercer condenado, el productor egipcio Baher Mohamed, que ha recibido además una pena adicional de tres años de cárcel por un cargo de posesión de armas. Otros 11 imputados han sido condenados a diez años de cárcel en ausencia.
Greste y Fahmy fueron detenidos el 29 de diciembre en la sala del hotel Marriott en la que estaban trabajando, mientras que Mohamed fue detenido en su vivienda un día después. Los tres han permanecido recluidos en la prisión de Tora, en un caso que ha generado las críticas de los gobiernos occidentales y los grupos de Derechos Humanos.
Todos los condenados eran acusados de publicar mentiras que han dañado el interés nacional y suministrar dinero, material e información a 16 egipcios. Además, se les acusaba de usar material de comunicación y retransmisión sin licencia.
La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, ha calificado de "obscena" la condena. "Creo que estos juicios masivos y las penas de muerte son obscenas y una completa parodia de la Justicia", ha dicho a través de un comunicado en alusión al fallo.
Pillay ha indicado que "los cargos contra estos periodistas, que incluyen dañar la unidad nacional y la paz social, divulgar noticias falsas y pertenencia a una organización terrorista, son demasiado vagos, por lo que refuerzan la creencia de que el objetivo real es la libertad de expresión".
"No es un crimen llevar una cámara o intentar informar sobre varios puntos de vista. No es un crimen criticar a las autoridades o entrevistar a opositores. Los periodistas no deberían ser perseguidos, detenidos, golpeados o tiroteados por informar sobre cosas sensibles que tenemos derecho a saber", ha recordado.
Por su parte, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, ha tildado de "draconiana" la condena, al tiempo que ha subrayado que el juicio "ha carecido de muchas de las normas que caracterizan a un proceso justo". A través de un comunicado, Kerry ha sostenido que el fallo judicial es "un golpe muy preocupante a la transición egipcia" y ha recalcado que "injusticias como estas no pueden tener lugar si el país quiere avanzar de la forma en la que el presidente, Abdelfatá al Sisi, y el ministro de Exteriores, Sameh Hasán Shoukri, aseguraron que quieren que su país avance".