12 meses
pixel
Eres perfecto para otros Los comprometidos Contra la trata Avanzadoras Vencer el ictus Balón Solidario Recoger playa Sobre ruedas Alas verdes

Utilizando el metano y el dióxido de carbono

Los volcanes como fuente de energía renovable: la geotermia

En países como Ruanda, es un modo de que el suministro eléctrico llegue a más hogares.

En Islandia ya se han puesto en funcionamiento algunas de estas plantas, con resultados muy satisfactorios. La zona del lago Kivu, entre Ruanda y el Congo, sería un lugar perfecto para acoger este tipo de energía. Esta región africana es la que cuenta con una mayor actividad volcánica, y su lago tiene altos índices de gas metano, que surtirían a la central geotérmica de material renovable para poder transformarlo en energía.

Lenguas de lava deslizándose por las laderas

El territorio transformado por los volcanes no sólo se reduce a su cráter y la montaña de lava solidificada que lo eleva. Sus alrededores también se ven afectados por los estragos del volcán, convirtiendo muchos lugares en sus brazos periféricos. Teniendo en cuenta que los volcanes suelen surgir de la unión entre dos placas tectónicas, aunque el resultado lo veamos en la superficie, la erupción se gesta en las profundidades de la tierra, por lo que no suele limitarse a un solo orificio de salida. Algunos lagos y ciertos terrenos de los alrededores pueden verse afectados por la influencia del volcán, ya sea con salidas de vapor o la existencia de gases en sus aguas, como el metano y el dióxido de carbono.

La utilización de estos gases para producir energía es una forma sostenible de aprovechar la potencia de los volcanes. En Islandia ya se han puesto en funcionamiento las plantas geotérmicas, con una capacidad instalada de 665 MW, y están dando muy buenos resultados

En el lago Kivu, situado entre Ruanda y la República Democrática del Congo, se está desarrollando también el sistema geotérmico para obtener energía. Los niveles de gas metano son tan altos allí que incluso puede resultar perjudicial para los 2 millones de habitantes que viven en sus alrededores. Para solucionar varios problemas con un remedio común, los científicos trabajan para aprovechar el calor de la tierra en forma de vapor de agua, o el gas metano del lago Kivu para generar energía.

En Ruanda, hasta hace poco, no podían albergar unos 69 MW de electricidad, una fracción mínima de la energía producida por una planta en los EEUU. Hay zonas rurales que se quedan en la más absoluta oscuridad cuando anochece. Aparte de esto, solo el 6% de los hogares de Ruanda, y el 10% de las escuelas primarias, están conectadas a la red eléctrica. Cuando se avance en el proyecto, Ruanda generará hasta 300 MW, reduciendo significativamente el consumo de diesel y otros combustibles fósiles en el país, y permitirá que la electricidad llegue a muchos más hogares.

Esta energía se produce a través de unas turbinas que se activan con los extractores de vapor desde el interior de la tierra. Este sistema solamente genera un 1% del dióxido de carbono utilizado para quemar combustibles fósiles y gastos de mantenimiento. La energía geotérmica supone la explotación de un producto renovable, que apenas emite gases a la atmósfera y que, además, beneficia a la población.

El Lago Kivu se encuentra situado en la zona de los grandes volcanes de África que son, además, los más activos. Cuando el metano es extraído, también se remueve dióxido de carbono, que sería re-inyectado en la superficie del lago, y se disolvería, disminuyendo la presión del gas hasta un grado en el que una erupción sería imposible. Una razón más para dar el sí a este tipo de alternativas energéticas.

Para optimizar los recursos, el Gobierno de Ruanda pretende utilizar los restos del metano que no entre en las plantas de generación de electricidad para la fabricación de abonos y biocombustibles y la producción de gas destinado a la calefacción, la cocina e incluso a algunas necesidades industriales.

Déjanos tu opinión

La labor de 12 meses

mostrar

Publicidad