Fernando y Elena: "Una silla a favor de la marcha solo sujeta. No hay seguridad"

Fernando conducía el coche cuando tuvo lugar el accidente que cambiaría su vida y la de su familia. Él y su mujer, Elena, habían revisado todas las listas de ránkings de sillas para llevar en el coche a sus hijos, Gabriel y Lara, de la forma más segura. Sin embargo, debido a la falta de información, compraron una silla a favor de la marcha y esto le costó la vida a Gabriel, "sufrió lo que se llama una decapitación interna." Mientras su hijo estaba en el hospital, sus padres crearon la página de Facebook 'Gabriel el vikingo y la Leyenda de la OlaVerde'. Tras su muerte, Fernando y Elena se han convertido en firmes defensores de las sillas en contra de la marcha: "comprarle a tu hijo una silla a favor de la marcha es condenarle a muerte"