Marta Erill: "La cabeza de un niño es un 25% de su peso, convirtiéndola en un proyectil"

Marta Erill es fisioterapeuta y amplia defensora de las sillas a contra marcha. Mientras que la cabeza de un adulto solo supone el 6% de su peso total, "la de un niño llega a pesar un 25%, lo que la convierte en un proyectil poderoso en un accidente". Cuando se produce un choque en un vehículo, la cabeza sufre una tracción y se proyecta hacia delante y hacia atrás, provocando en los adultos el conocido latigazo cervical. Sin embargo, en el caso de un niño que viaje a favor de la marcha, tiene lugar una decapitación interna que deriva en "muerte súbita o severas lesiones", ya que el tamaño y el peso de su cabeza es demasiado para su frágil musculatura.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.