Mabel Lozano: “Basta ya de laxitud, es muy importante que se creen leyes contra la trata”

Mabel Lozano12 Meses

España es un gran consumidor de sexo de pago porque la prostitución está normalizada. La prostitución y la trata van unidas, y cada vez son más los jóvenes que la emplean como parte del ocio.

Mabel Lozano es productora, guionista y directora de cine con compromiso social, donde el eje central de todos sus trabajos es la mujer. Una activista que lleva 13 años trabajando contra la trata, tanto en los países de orígenes como de destino.
España es un gran consumidor de sexo de pago porque la prostitución está normalizada. La prostitución y la trata van unidas, la primera se nutre de la segunda. Cada vez son más los jóvenes que consumen sexo de pago, ven la prostitución, la trata y el porno como parte del ocio. Esta realidad existe porque se permite. Hay planes contra la trata, pero no hay leyes contra la trata, el proxenetismo consentido no está tipificado.
Con su último proyecto El Proxeneta, hemos podido conocer la historia real sobre el negocio de la prostitución y cómo se sustenta todo el sistema financiero. El 26 de octubre llega a los cines “El Proxeneta: paso corto, mala leche” con dos objetivos: informar y sensibilizar, para que la gente sea consciente de todo lo que se esconde y cuál es la realidad de este delito. Con este proyecto, Mabel, lo espera todo;Basta ya de laxitud en las leyes, es muy importante que se creen leyes contra la trata, que haya una legislación”.
¿Cuál fue tu punto de inflexión para cambiar el rumbo de tu carrera profesional?
Irina, una chica rusa, captada y vendida a un club en España por 3.000€. La conocí a través del Proyecto Esperanza.  Eso fue hace 13 años cuando nadie hablaba de trata. Mi documental “Voces contra la trata” fue pionero en este país. Había un desconocimiento absoluto y yo tenía la sensación de que estaba contando algo muy novedoso. Ahora que he trabajado con un proxeneta me he dado cuenta de que ellos llevan muchos años trayendo a mujeres.
¿Por qué decidiste vincularte al mundo de la mujer y a la trata en especial?
Lo tuve claro desde el primer momento. Mi carrera como cineasta está vinculada cien por cien al mundo de la mujer; la maternidad, el cáncer de mama, la mutilación genital femenina, el empoderamiento femenino. Pero con la trata no soy solamente una cineasta, sino que soy una activista. Utilizo el cine como una herramienta de transformación social.  Todavía hay que trabajar mucho por una igualdad real, hay que trabajar mucho por unos derechos con los que se supone que nacemos. Los hombres y las mujeres nacen con los mismos derechos, pero la realidad es diferente.
Hablemos de uno de tus últimos proyectos que ha tenido repercusión y éxito en los últimos meses, El Proxeneta. ¿Qué has descubierto con este proyecto?
Yo hago un trabajo de campo en los países de origen de captación y en los países de explotación. Lo que me he encontrado después de tantos años es que en El Proxeneta se confirma y ratifica todo lo que las mujeres han dicho siempre: se las revictimiza. Cuenta cosas que no se habían contado jamás, cuenta cómo es todo el sistema financiero que lo sustenta que está pensando para la explotación extrema de las mujeres. Ahora más que nunca tengo clarísimo qué es prostitución y trata, la primera se nutre de la segunda.
¿España es uno de los países que más sexo de pago consume?
Absolutamente. España es un gran consumidor de sexo de pago porque la prostitución está normalizada. El 95% de las páginas de internet son de porno donde la mujer no es un sujeto sino un objeto. Además, desde edades muy tempranas se consume porno. Por ello se ve la prostitución, la trata y el porno como parte del ocio. Cada vez son más jóvenes los que están llegando al sexo de pago por falta de educación. En España no hay educación sexual, no se fomenta ni se habla de relaciones sexuales sanas, así que los jóvenes se están educando con el porno y no tienen una referencia real de lo que son las relaciones afectivo-sexuales sanas. Este es el momento de trabajar por construir unas nuevas masculinidades.
Con El Proxeneta has conseguido dar una visión del mundo de la trata desde la perspectiva de un hombre. Habitualmente esto se hace a través de los testimonios de mujeres víctimas de trata, ¿crees que este punto de vista es interesante para acercar esta realidad al espectador?
Lo extraordinario de El Proxeneta es que se juegue la vida al hablar de cómo funciona el sistema financiero. Aporta una voz única y novedosa con un espectro amplísimo de lo que es el fenómeno y cuenta cómo es la transición de la prostitución a la trata. Aborda el mundo de la prostitución en los años 80 cuando aún no había trata y ya entonces las mujeres no eran libres sino que estaban engañadas y estigmatizadas por la sociedad. El Proxeneta cuenta también que el negocio se sustenta a través de mujeres víctimas de trata.
¿Cómo fue la experiencia de trabajar con un Proxeneta? ¿Se puede llegar a empatizar?
Al principio con mucho recelo y dolor. Pero luego me he encontrado con un hombre arrepentido al que la ley ya ha juzgado y ha pagado condena. Ha estado en la cárcel y realmente se ha convertido en un activista contra la explotación de la mujer y la trata. Lleva muchos años ayudando a víctimas para que denuncien y yo llevo ya dos años y medio trabajando con él intensamente. Para los proxenetas hablar de cómo explotan a las mujeres, las vejaciones y las violaciones no pone su vida en peligro. Lo que sí lo hace es contar todo lo que hay detrás, cómo es el sistema financiero y las complicidades que hay. Esto existe porque se permite. Hay planes contra la trata, pero no hay leyes contra la trata. El proxenetismo consentido no está tipificado y eso es lo que los proxenetas hacen con las víctimas. Ningún proxeneta las llama víctimas, las llaman mujeres de deudas.
Mucha gente todavía piensa que la trata es algo lejano, que no está en nuestro país. Tras meses en el mercado el libro El Proxeneta ¿crees que ha tenido repercusión y que se ha acercado esta realidad?
Hay un antes y un después para la gente que lo ha leído. No es una novela, son hechos reales puros, cotejados en sentencia firme. Él ha estado en la cárcel por prostitución coactiva, condenado y sentenciado por este delito.
El proxeneta
 El 26 de octubre se estrena película “El Proxeneta: paso corto, mala leche” ¿Qué esperas de esta película?
Leyes, basta ya de laxitud en las leyes, es muy importante que se creen leyes contra la trata, que haya una legislación. Y luego, también, muy importante información y sensibilización, para que la gente sea consciente de lo que se esconde y cuál es la realidad de este delito, no es fronterizo, sino que lo tienen aquí.
Para terminar, ¿vas a seguir involucrada en el la trata? ¿tienes más proyectos para un futuro?
Soy experta contra la trata. Hago muchas conferencias, no solamente aquí sino en Latinoamérica. Llevo haciendo un trabajo de campo desde hace muchos años.
De momento estoy centrada en la película. Con el estreno, sacamos una edición limitada de el libro El Proxeneta con material audiovisual. Además, el libro acaba de salir editado en Colombia y va a salir en México. Esto es importantísimo porque es hacer un trabajo transversal, en origen y en destino, aquí y allí.