El amor no puede hacer daño