Carmen Carcelén: "Si el cliente sabe que esa mujer está sufriendo esclavitud sexual, se le puede imputar un delito"

La trata de mujeres con fines de explotación sexual no existiría si no existiera la figura del demandante. Es importante incidir en el cliente porque con su consumo pueden están propiciando este negocio inhumano, que se ha convertido en uno de los negocios criminales más rentable del mundo.