La ONT coordinará el programa 'ACCORD', con el objetivo de incrementar la donación de órganos para trasplantes en la UE

El programa enmarca tres líneas de acción: la cooperación entre coordinadores de trasplantes y UCIS; el programa de registro de seguimiento de donantes vivos; y el intercambio de enseñanzas a través de los 'twinnings' o 'hermanamientos'. El objetivo es alcanzar las cifras de donación y trasplantes de España, líder en la materia.

La Comisión Europea le ha encargado a la Organización Nacional de Trasplantes la dirección del programa europeo ACCORD, un plan para incrementar la disponibilidad del número de órganos para trasplante en la Unión Europea, que actualmente cubre casi el 50% de las demandas.
El programa, que cuenta con una financiación de 2,5 millones de euros, tendrá una duración de 42 meses y en él participan 23 de los 27 países europeos, además de 9 instituciones y sociedades científicas en calidad de socios colaboradores.
Durante la inauguración de la Cumbre Europea del Trasplante celebrada en Madrid, la Secretaria General de Sanidad, Pilar Farjas ha destacado la confianza de Europa en el sistema español de trasplantes, convertido en un referente mundial, razón por la que la ONT ha sido designada para coordinar este nuevo programa que plantea nuevas líneas estratégicas en la materia.
Pilar Frajas ha aplaudido la solidaridad de los españoles, haciéndose eco de las altas cifras nacionales de donación. Nuestro país, líder en materia de trasplantes, cuenta con 35,3 donantes por millón de habitantes, doblando la media del resto del continente, situada en 18,4 por millón, y superando en dos puntos las tasas de donación de EEUU. Por eso, el programa 'ACCORD' (Achieving Comprehensive Coordination in Organ Donation) se ha fijado el objetivo de conseguir que la cifra europea alcance los 30 donantes por millón de habitantes.
Rafael Matesanz, director de la ONT, ha hecho hincapié en que el principal objetivo del programa es garantizar la autosuficiencia de los países europeos en materia de trasplantes, algo que solo puede conseguirse con el fomento de la donación y la garantía de la calidad de los órganos.

Existe una gran disparidad entre el número de donantes de los diferentes países del mundo. Muchos de ellos cuentan con cifras muy bajas, incluso inexistentes, mientras que la mayoría de ellos se condensa en Europa y EEUU.
Para equilibrar las cifras de la UE, el programa ACCORD se ha marcado tres líneas de acción, desarrolladas en tres paquetes, cada uno de ellos coordinado por un país, que serán a su vez supervisados por la ONT, ejemplo a seguir en la materia:
  • Reino Unido es el responsable del área encargada de fomentar la Cooperación entre los Coordinadores de Trasplantes y las Unidades de Cuidados Intensivos, una pieza clave para conseguir un crecimiento del número de donantes. En España, el médico de la UCI es también el Coordinador de Trasplantes, algo que está funcionando muy bien. En este programa se incluye también un proyecto educativo que formará a jóvenes estudiantes en la donación de órganos, garantizando así un mayor número de profesionales preparados para trabajar en materia de donación y trasplantes Una réplica del modelo español, que cada año forma a más de 600 estudiantes de medicina a través de cursos de la ONT desde hace 5 años.

  • Holanda, que está a la cabeza en trasplantes de riñón, coordina el programa de Registro de seguimiento de donantes vivos. Estará encargado de seguir la evolución del donante y el receptor de un trasplante a lo largo de los años, cómo han respondido al tratamiento y cuál es su estado de salud. Este programa busca la seguridad de los pacientes.

  • Francia es la encargada de coordinar el Intercambio de experiencias y prácticas en el proceso de donación entre los países de la Unión Europea. A través de 'twinnings' o 'hermanamientos', los países con menor tasa de donación y trasplantes refinarán la organización de sus herramientas basando su modo de actuar en países cuyo modelo de gestión ha conseguido aumentar las cifras de trasplantes satisfactoriamente. Así pues, Bulgaria trabajará su 'hermanamiento' con Francia, los Países Bajos el suyo con Hungría, Chipre, República Checa, Lituania y Malta lo harán con Italia, algo que España lleva años haciendo con Portugal y Latinoamérica.

Hélène Le Borge, de la Comisión Europea, ha señalado la importancia que tiene para ellos el programa ACCORD como acción conjunta que, gracias a la colaboración entre países, incrementará el número de donaciones y conseguirá salvar más vidas, resolviendo en la medida de lo posible la carencia de órganos para el trasplante. Le Borge ha destacado la elevada participación de países de la UE en el proyecto, signo de una involucración que prácticamente garantiza el éxito del proyecto.
Chris Rudge, de Reino Unido, una institución en materia de trasplantes en Europa que, según palabras del propio Dr. Matesanz, “se encarga del aspecto más importante del proyecto: reforzar el papel de los coordinadores de las Unidades de Cuidados Intensivos para aumentar el número de trasplantes”.
Rudge ha asegurado que para él es un placer trabajar junto a Rafael Matesanz, de quien ha aprendido mucho, y ha recordado que en Reino Unido mueren cada día 3 personas esperando un órgano que nunca llega, y de 25 a 30 personas fallecen diariamente en Europa por la misma razón. 
“Las UCI son vitales porque allí es donde se encuentran la mayoría de las personas que pueden donar sus órganos. Se busca cambiar el planteamiento de los médicos que están junto al paciente. No quiero que nos ayuden en el proceso de donación 'porque alguien necesite ese órgano en otra parte', sino que esto ocurra 'porque es el paciente el que desea donar sus órganos' para este fin. Ahora, los intensivistas europeos empiezan a entender que esto es así. Ése es nuestro objetivo para los próximos tres años”, ha explicado Chris Rudge. 
Actualmente, en Europa, existe una demanda de 170 trasplantes diarios, de los que se realizan 80, 11 de los cuales tienen lugar en España. La idea es acercar a las cifras españolas las del resto de países.
Fomentar la donación en vivo es otro de los puntos más importantes. Para hacernos una idea de cómo han aumentado este tipo de trasplantes en España nos remitimos a los datos oficiales: si en los años 90 se realizaban en nuestro país de 15 a 20 donaciones de riñón anuales, actualmente la cifra está en 320 cada año. Además, España es el país con la negativa familiar más baja, es decir, de cada 100 familias a las que se les consulta ante la posibilidad de que se produzca una donación, 85 responden afirmativamente.
Rafael Matesanz ha querido puntualizar que en materia de trasplantes lo importante son las vidas, no los costes económicos. Aún así, ha recalcado que gracias al incremento de trasplantes renales, el Estado español se ahorra en diálisis el doble de lo que se gasta en trasplantes de órganos.