Javi y Borja han sido dados de alta, aunque seguirán informándonos de su evolución a través de Twitter

Javi fue sometido a un trasplante de médula para recuperarse de una aplasia medular y ha tenido que permanecer recluido en una habitación del Hospital de Oviedo durante casi un mes para evitar el riesgo de infecciones. Su hermano Borja le ha acompañado en esta aventura, para la que han creado la cuenta de Twitter @Enaislamiento, a través de la cual han ido contando su día a día acompañados por más de 13.600 seguidores de todo el mundo.

nestares
Su última comida en el hospital y los hermanos tras recibir el alta, a punto de irse a casa.

Javi y Borja Alonso Nestares son dos hermanos de Oviedo de 19 y 22 años que desde el día 3 de noviembre han estado dando ejemplo de cómo se pueden sobrellevar momentos duros con mucho humor, optimismo y, sobre todo valentía y paciencia. Ahora que, tras 27 días, por fin le han dado el alta a Javi, ambos han podido abandonar la habitación del hospital.

Javi fue sometido el día 9 a un trasplante de médula para curarse de una aplasia medular y ha tenido que pasar un mes totalmente aislado en una habitación del Hospital Universitario Central de Asturias, para evitar el riesgo de infecciones, y su hermano Borja decidió acompañarle para amenizar este encierro, pero no han estado solos, les han acompañado los más de 13.600 seguidores que a través de Twitter  han seguido el día a día de su reclusión y les mandaban mensajes de ánimo para sobrellevar la espera.

Con este 'tuit' han anunciado a bombo y platillo que los leucocitos de Javi estaban listos para comenzar a vivir en el mundo exterior:
alta
A Javi le diagnosticaron la aplasia medular hace tres años, un día en el que "se puso morado, se sintió mal y acabó en el médico". Tras unos análisis, descubrieron que Javi no tenía plaquetas en la sangre, una enfermedad que incrementa el riesgo de hemorragias e infecciones y dificulta la llegada de oxígeno a los distintos órganos del cuerpo. Desde entonces, ha recibido un tratamiento que, si todo sale bien, podría dejar de necesitar.
hermanos

En un principio, Borja y Javi crearon la cuenta @Enaislamiento y el hashtag #animojavi para mantener informados a sus allegados de su estancia en el hospital, pero con el paso de los días su historia ha traspasado fronteras y a la aventura se han ido sumando miles de seguidores de todo el mundo que les han amenizado la cuenta atrás. Incluso su madre Maribel se ha creado una cuenta de Twitter desde la que ha seguido la evolución de sus hijos.

Las redes sociales se han convertido en su ventana al exterior durante este mes. Con su ejemplo, han enseñado que lo que podría ser el mes más duro de sus vidas se puede convertir en un juego en el que, además, animan a mucha gente a superar las adversidades con humor y el apoyo de gente de todo el mundo. A diario les llegan mensajes desde China, Marruecos, México, República Checa, Venezuela, Costa Rica... y por supuesto, España.

Federico, otro de los hermanos, ha sido clave en esta historia ya que ha sido el generoso donante que ha hecho posible que el trasplante de médula se hiciera efectivo el día 9 de noviembre, pero fue Borja el elegido para acompañar a Javi en esta aventura ya que, además de que ambos se llevan muy bien, también tienen en común que los dos estudian Farmacia en Madrid y el resto de familiares tenían obligaciones laborales.

Si cada día recibían cientos de mensajes de apoyo, el 19 de noviembre, las muestras de cariño les desbordaron con motivo del 19 cumpleaños de Javi, quien jamás se había visto tan arropado en un aniversario. Pancartas desde las ventanas de enfrente del hospital, felicitaciones y toneladas de ánimo le llegaron a través de la red.
poker
Pero además de los mensajes, los hermanos han tenido otros entretenimientos que les han amenizado la estancia. La PlayStation, capítulos de Los Soprano, The Walking Dead, sus partidas de Póker o una colección de películas que no han dudado en retransmitir a través de su cuenta. También han inventado concursos de 'fotos graciosas' entre sus seguidores, quienes debían enviarles instantáneas con las que les sacaban una sonrisa. Incluso le pidieron un beso a Sara Carbonero que la periodista no dudó en enviarles.

Tampoco les han faltado las visitas, con las que se han tenido que comunicar por gestos a través de una ventana que se encontraba en la fachada de enfrente. La novia de Javi, entre otros amigos, se recorrió 1.000 kilómetros en un día para poder mandarle todo su afecto desde allí.

Y así, ahora que han terminado su mes de encierro, han convertido una dura experiencia en una emocionante aventura que ha dado la vuelta al mundo. Con las redes sociales y la solidaridad, nadie tiene por qué sentirse solo. Una lección de la que seguro están tomando nota futuros pacientes para afrontar con energía su recuperación. Los hermanos han prometido seguir retransmitiendo la evolución de Javi a través de su cuenta de Twitter.
doble