Elizabeth Blackburn

ELIZABETH BLACKBURN
  • “Doce minutos de meditación diaria sirven para mantener la salud de nuestros telómeros.”

Elizabeth Blackburn estudió Bioquímica en la universidad de Melbourne (Australia) y en 1975 obtuvo su doctorado en Biología Molecular por la universidad de Cambridge (Inglaterra); su tesis doctoral trató de la secuenciación de ácidos nucleicos. Y fue en la en la Universidad de Yale donde comenzó a estudiar la estructura de los telómeros junto con John Gall, gracias a una beca postdoctoral.

Desde 1977 trabajó en la universidad de California en Berkeley, donde estudió con Jack W. Szostak el comportamiento de los telómeros en diversos organismos. Fue la primera persona en estudiar los "telómeros", extremos de los cromosomas de las células eucariotas que son necesarios tanto para el control de la división celular como para mantener la integridad y estabilidad de los cromosomas, es decir, “Son como el remate del cordón de un zapato, que lo protege de deshilacharse”. La abrasión de los telómeros causa problemas cardiovasculares, alzhéimer y diabetes. Hasta no hace mucho se pensaba que este acortamiento era irreversible, pero durante su estudio de los telómeros, Elizabeth Blackburn descubrió la "telomerasa", enzima que forma los telómeros durante la duplicación del ADN, que puede ralentizar, frenar el desgaste y hasta hacer crecer los telómeros.

La enzima telomerasa está relacionada con el reloj biológico que controla la edad de las células; la escasez de telomerasa hace que en cada división celular los telómeros se acorten. Normalmente las células van dejando de fabricar telomerasa con la edad. Sin embargo, las células cancerosas fabrican mayor cantidad de telomerasa, por lo que estas células viven más tiempo y son capaces de dividirse más (formación de tumores).

La telomerasa descubierta por Elizabeth Blackburn tiene por tanto relación con los procesos de envejecimiento celular y también con el cáncer, dos hechos importantes para la biología básica y la medicina, permitiendo encontrar sustancias capaces de inhibir la acción de la telomerasa, que ayudarían en el tratamiento contra el cáncer, así como en la erradicación de las infecciones fúngicas que tienen lugar en pacientes inmunodeprimidos.

Aquello que normalmente mejora nuestra salud también alarga la vida de los telómeros: reducir el estrés, hacer ejercicio, dieta mediterránea y suficiente descanso. Ahora tenemos pruebas a nivel celular de la conexión entre mente y cuerpo, la meditación ayuda a que se produzca este equilibrio y así manejar el estrés que tiene grandes repercusiones en la longitud de nuestros telómeros y en nuestros años saludables.
Elizabeth Blackburn ha recibido varios premios por su trayectoria profesional, entre ellos se encuentra el Premio Australia, la Medalla de Honor de la Sociedad Americana contra el Cáncer. En 1999 fue nombrada "Científica del Año" en California, y en 2005 obtuvo la Medalla Benjamín Franklin en Ciencias de la vida. En 2006 recibió el premio Lasker de Investigación Médica Básica, uno de los premios científicos más prestigiosos.

En 2009 ganó el Nobel de Medicina por descubrir la telomerasa la enzima que forma los telómeros.
#MujeresHaciendoHistoria 👉 la labor de conseguir grandes avances para la salud.