Si detectas algún posible caso de explotación sexual denúncialo en el 900 10 50 90

900 10 50 90, un teléfono gratuito que no deja ningún rastro en el recibo telefónico. Nadie se va a enterar de que se ha llamado a este teléfono de la Policía.