La historia de Paco y Jaime: la donación de médula en primera persona

Inscribirse en un registro de donantes de médula ósea es fácil y puede salvar una vida. Gracias a los donantes solidarios, anónimos y altruistas, 9 de cada 10 enfermos encuentran a alguien compatible que les salva la vida. Para muchos, puede ser la única oportunidad para seguir viviendo. Paco fue receptor de médula, y gracias a ese trasplante se recuperó de una leucemia. Jaime ha donado en dos ocasiones y tiene claro que, si pudiese, donaría otra vez más. Donar médula es sencillo y da vida.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.