El ictus, una enfermedad cerebral que no entiende de edades

Puede empezar como un dolor de cabeza pero luego se empieza a perder movilidad. También los jóvenes pueden sufrir un derrame cerebral, como en el caso de Miriam, que tuvo un derrame con 31 años. Sigue intentando volver a su vida normal, aprovechando esta segunda oportundiad. Fran tiene 37 años, está casado y tiene dos hijos. Apenas le quedan ya secuelas del ictus que sufrió hace poco más de un año.