Nace en Sevilla Estrella, el segundo bebé que podrá salvar a su hermano gracias a un trasplante de médula

Segundo bebé que salvará a su hermanomediaset.es

El equipo de la Unidad de Gestión Clínica de Genética, Reproducción y Medicina Fetal del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, con Guillermo Antiñolo al frente, ha vuelto a protagonizar un hito médico con el nacimiento de Estrella, el segundo bebé que llega al mundo mediante el Diagnóstico Genético Preimplantatorio. El tratamiento asegura que el bebé nace sin enfermedades hereditarias y es genéticamente idéntico y, por lo tanto, compatible con su hermano, al que un trasplante de médula ósea puede salvarle la vida.

Estrella ha llegado al mundo portando una gran esperanza para su familia. A la alegría que supone el nacimiento de un nuevo hijo se suma la de la curación de otro. El hermano de Estrella, Antonio, sufre una aplasia medular severa, una grave enfermedad hematológica que provoca la desaparición de las células madre, encargadas de la producción de sangre en la médula ósea. Su hermana, totalmente sana y compatible genéticamente con Antonio, ha nacido para salvarle la vida gracias a un trasplante de células madre, el único tratamiento existente para su curación.

El equipo de la Unidad de Gestión Clínica de Genética, Reproducción y medicina Fetal del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, liderado por el Doctor Guillermo Antiñolo (presente en la IX Reunión de Coordinadores de Trasplantes y Periodistas), ha vuelto a conseguir un hito para la sanidad española. Estrella es el segundo bebé nacido tras un Diagnóstico Genético Preimplantatorio en este hospital desde que en 2006 se aprobara la ley de Reproducción Humana Asistida. El primero fue Javier, nacido el 12 de octubre de 2008. Su hermano Andrés, afectado de beta-Talasemia mayor, se curó meses después gracias al trasplante de sangre de cordón umbilical de Javier.

La sangre del cordón de Estrella fue extraída tras su nacimiento y se encuentra almacenada en el Banco de Cordón Umbilical de Málaga, a la espera de que en los próximos días se le practique a su hermano Antonio el trasplante de médula ósea, única opción terapéutica para curar su grave enfermedad.

¿Qué es el Diagnóstico Genético Preimplantatorio y cómo se realiza?

El Diagnóstico Genético Preimplantatorio es un procedimiento que consiste en realizar un análisis genético a embriones obtenidos por técnicas de fecundación in vitro para transferir al útero únicamente aquellos libres de la enfermedad genética en estudio. Actualmente, es una opción reproductiva para las familias que tienen un alto riesgo de transmitir enfermedades genéticas a sus hijos, convirtiéndose en una buena alternativa al diagnóstico prenatal.

Este diagnóstico se utiliza también para seleccionar preembriones que, en determinados casos y bajo el debido control y autorización, pueden servir para tratar la enfermedad de un hijo gravemente enfermo de la misma pareja. Éste es el caso de Estrella y Antonio.

Es una compleja técnica que necesita la estrecha colaboración de especialistas en Genética Médica y Reproducción Asistida. Se le efectúa una biopsia al preembrión (cuando éste tiene de 6 a 8 células) para analizarlo genéticamente. En los dos días posteriores los resultados deben estar listos para poder transferir al útero de la madre aquellos preembriones que están libres del gen mutado y, por tanto, no desarrollarán la enfermedad.

En el caso de los bebés que, gracias a su nacimiento, podrán salvar a sus hermanos, esta técnica se utiliza también para garantizar que el perfil de histocompatibilidad es idéntico, o lo que es lo mismo, que sus genéticas son exactamente y, por lo tanto, sus células madre serán totalmente compatibles. Se utiliza para prevenir enfermedades hereditarias como la hemofilia, la fibrosis quística o la corea de Huntington.

Actualmente, la Unidad de Gestión Clínica de Genética, Reproducción y Medicina Fetal del Hospital Universitario Virgen del Rocío es el centro de referencia en Andalucía para la aplicación de esta técnica. Ha atendido a 118 parejas, habiéndose iniciado un total de 251 ciclos, con 36 gestaciones clínicas y 25 nacimientos de bebés libres de determinadas enfermedades genéticas hereditarias. En 2012, se espera el alumbramiento de otros diez recién nacidos.