Las 10 cosas que debes hacer para tener un día de playa de lo más sostenible

¡Ellos ya tienen sus alas verdes!mediaset.es

En verano, sois muchos los que abandonáis los puestos de trabajo para poner rumbo a la playa, pero cuidado, no vayáis a perder las alas verdes por un mal gesto que podríais haber evitado. He aquí el decálogo que todo buen veraneante debería seguir para aprender a disfrutar de unos días de playa sin dejar de cuidar el Medio Ambiente.

¡Ahí va una buena ración de civismo! Te dejamos 10 puntos clave para que cuides el Medio Ambiente mientras disfrutas de tus vacaciones. Gestos que te ayudarán ganar tus alas verdes o, si ya las tienes, a no perderlas.
1. Empecemos por el principio. Estás en el hotel, el apartamento o el camping, y tienes que llegar hasta la playa. Aprovechando el buen tiempo, elige la bicicleta como primera opción. Disfrutarás del paseo y no contaminarás nada. Si no te queda más remedio que ir motorizado, siempre que sea posible, elige el transporte público, la mejor forma de evitar atascos, problemas de aparcamiento y emisiones innecesarias. Si no te queda más remedio que ir en coche, intenta compartirlo con el mayor número de personas. No abuses del aire acondicionado y si el calor no es muy sofocante, mejor abre las ventanillas... ¡Y deja tu melena flotar al viento.
2. Para llevar todos los bártulos evita las bolsas de plástico, que no son biodegradables y suponen un gasto innecesario. Además, si llegan al mar, pueden llegar a ser mortales para los peces. Utiliza bolsas de tela o canastos, son reutilizables y podrás llevar los mismos todos los días. A la hora de comer, lleva tarteras y cubiertos reutilizables. No generes basura innecesaria. Es mejor lavar algo para darle más usos que tirarlo y volver a comprar otro. ¡Ahorro, señores!
3. Ten mucho cuidado con las botellas de vidrio. Pueden ser peligrosas ya que si se rompen, las personas que andan descalzas podrían cortarse. Además, aunque son reciclables, tardan muchos años en biodegradarse y desaparecer de la playa, así que no olvides depositarlas en el lugar que les corresponde.
4. Recolecta toda la basura que generes en una bolsa y no remolonees utilizando la excusa de que las papeleras y contenedores están lejos. Date un paseo y deja la playa como la encontraste o, a poder ser, mejor todavía. Y siempre que sea posible, intenta reciclar el máximo posible. Cuidado con dejar envases de plástico en la arena. No son biodegradables y estropean el idílico lugar.
5. Si eres fumador, no escondas las colillas por la arena. Llévate un cenicero y guardalas en un envase para tirarlas cuando te vayas. Cada colilla tarda entre cinco y veinte años en desaparecer, y un filtro de una de ellas puede contaminar hasta 3 litros de agua.
6. Aunque en la mayoría de playas están prohibidos los animales de compañía, si vas con tu mascota, no te olvides de recoger sus excrementos.
7. La contaminación acústica se llama así por algo. El ruido es muy perjudicial y molesto, así que, si quieres disfrutar de tu música, ponte los auriculares, y no eleves demasiado el volumen de tu voz. Las personas de tu alrededor están descansando, no alteres su momento de relax.
8. El mar no es un baño público. Busca los aseos antes de meterte al agua, y siempre que los necesites.
9. Recoger conchas por la orilla es muy bonito, pero recuerda que llevarse animales marinos altera el equilibrio ecológico ya que, aunque su animal original ya no lo ocupe, sirven de refugio para otras criaturas, por ejemplo, el cangrejo ermitaño. Además, piensa si esas conchas van a tener un uso útil. A veces, es mejor dejarlas donde están.
10. Cuando te vayas a marchar, recuerda que las duchas son para darte un repaso rápido, no para lavarte. Los jabones van directos a la arena. Tampoco abuses del protector solar, y utiliza productos con menos químicos. Anualmente, entre 4.000 y 6.000 toneladas de protector solar contribuyen a la contaminación de las aguas del mundo. Bebe agua y come fruta, son medidas naturales para hidratarse y refrescarse en los días de playa.