Save the Children lanza una campaña de denuncia social para destinar fondos a los niños en riesgo de exclusión