Álvaro Augustin: “Un elefante, una bicicleta, un mundo prohibido’ ha sido uno de los rodajes más complicados de nuestra historia”

ALVARO AUGUSTINmediaset.es

El director general de Telecinco Cinema ha valorado el rodaje, el primero que se lleva a cabo en el país africano de Benín, destacando el papel fundamental de sus compañeros de viaje en la producción y el hallazgo interpretativo del pequeño Moustapha Oumarou: “El alma de la historia va a estar en su mirada”.

Tras siete semanas de intensa actividad entre África y España, el rodaje de ‘Un elefante, una bicicleta, un mundo prohibido’, uno de los grandes proyectos cinematográficos de Telecinco Cinema para 2020, llega a su fin. Y el director general de la filial cinematográfica de Mediaset España, Álvaro Augustin, hace balance de una película que pondrá el foco en el drama de la inmigración, reflejando la realidad de dos mundos separados por una valla.

“El germen que originó ‘Un elefante, una bicicleta, un mundo prohibido’ fue una noticia que impactó a todo el mundo: la del niño africano detectado en el interior de una maleta en un control cuando trataba de cruzar la frontera entre Ceuta y Marruecos. A partir de ahí, comenzamos a diseñar el proyecto, partiendo de la historia de un niño que viaja junto a su hermana desde el corazón de África hasta Europa y entrelazándola con otras dos tramas: la de un grupo de guardias civiles que custodian la frontera sur de Europa y la de un activista occidental que acaba de recuperar a su conflictiva hija de 18 años”, señala.

Para dirigir el proyecto, Telecinco Cinema ha confiado en Salvador Calvo: “Éramos plenamente conscientes de su gran solvencia tras haber grabado con él ‘Alakrana’, miniserie que emitió Telecinco, y conocíamos su deseo de rodar un largometraje con una gran historia africana”.

“África ofrece unos escenarios naturales incomparables”

Sobre la experiencia del rodaje, Álvaro Augustin es rotundo: “Un elefante, una bicicleta, un mundo prohibido’ es una de las películas más complicadas que hemos rodado en Telecinco Cinema. Rodar en África siempre se hace muy duro y exigente para el equipo por las dificultades para lograr los recursos necesarios para salir adelante con la producción. A cambio, ofrece unos escenarios naturales incomparables y muy difíciles de conseguir en otros lugares”.

“Es una road movie que arranca en Camerún y finaliza en España, por lo que la película tenía que mostrar con todo lujo de detalles el viaje que llevan a cabo sus protagonistas”, asegura. Para ello, un equipo de alrededor de 40 personas viajó hasta la República de Benín para rodar durante casi cuatro semanas. “Allí nunca se había filmado una película, por lo que tuvimos que recurrir a la fronteriza Nigeria para conseguir recursos a nivel técnico y humano. En cambio, el país reúne en su pequeño y tranquilo territorio todo lo que necesitábamos a nivel paisajístico, desde el África más selvático, hasta la parte más subsahariana y desértica e incluso el mar. Y esto nos ha permitido que la película transmita verdad desde ese punto de vista y que toda la parte africana del filme luzca muchísimo. Será espectacular”.

Para desarrollar este proyecto, Telecinco Cinema ha vuelto a rodearse de dos de sus productores de confianza: Edmón Roch, de Ikiru Films, y Javier Ugarte, de La Terraza Films.  “Todos los problemas y dificultades que han podido surgir durante el rodaje han quedado reducidos a la nada gracias a nuestros compañeros de viaje en la producción. Su experiencia ya quedó suficientemente acreditada en ‘El cuaderno de Sara’, que rodamos en la República de Uganda, un país también con escasa industria cinematográfica. Son resueltos, honestos, conciliadores y, sobre todo, nunca pierden los nervios. Han demostrado una vez más saber moverse perfectamente en este tipo de situaciones y son capaces de aportar un valor añadido muy importante a cada proyecto que hacemos con ellos”.

“Necesitábamos un niño que con su mirada diera credibilidad a la historia”

Luis Tosar, Anna Castillo, Álvaro Cervantes y Jesús Carroza lideran un reparto en el que han destacado dos grandes hallazgos interpretativos: los debutantes Moustapha Oumarou y Zayiddiya Disssou, elegidos entre miles de niños anónimos del país africano.

“Contamos con un reparto espectacular. Sin embargo, el alma y el núcleo de la historia van a estar en la mirada de Moustapha Oumarou, el niño que da vida a Adu, el personaje infantil protagonista. Trabajar con niños siempre es muy difícil, porque lógicamente no cuentan con formación ni experiencia alguna y no puedes pedirles a nivel interpretativo lo que le exigirías a un actor adulto. Sin embargo, Moustapha ha demostrado ser con solo seis años una auténtica joya a pesar de ser su primera experiencia. Necesitábamos encontrar un niño que diera credibilidad a la historia con su mirada y lo hemos logrado. Y lo mismo sucedió con Zayidiyya Dissou, que interpreta a su hermana. Ambos nos han impresionado, transmitiendo emociones y sentimientos de una manera increíble”.

Te puede interesar: